sábado, mayo 31, 2008

Cuál es el sentido de preocuparse tanto si existen seres en otros planetas o no?

Estimados lectores:

a veces uno queda asombrado del intento vehemente e insistente de varias personas en hacer gran promoción sobre la existencia de extraterrestres cosa que no dudo y que creo que es muy factible pero que por ahora no me sirve de mucho porque tengo cosas aún más importantes y trascendentales que hacer hoy mismo en este bello planeta junto a Uds.
Por ello me pregunto nuevamente "Cuál es el sentido de preocuparse tanto si existen seres en otros planetas o no?"

No entiendo porqué, especialmente para los que son cristianos, les resulta más fascinante andar buscando a ETs de otras galaxias en vez de ir creciendo hacia DIOS, incluso tratando de ayudarse de los ángeles de cuya existencia se da cuenta en la biblia?

Qué obsesión hay en ir a buscar gente desconocida fuera de este planeta siendo que existen tantos seres humanos en este planeta que nos indican día a día, momento a momento, segundo a segundo el valor de descubrir en ellos parte de la chispa divina, de DIOS en sumo?

Acaso tenemos que ir afuera del mundo porque esto es una proyección de nuestras propias confusiones internas y por ello tratar de expresar inconscientemente el hecho de que otros (los extraterrestres o quienes sean) habrán de solucionarnos nuestros problemas, no solo terrenales sino incluso espirituales? Acaso no estamos dejando de cumplir nuestra obligación y misterio personal de hacer nuestros caminos trascendentales por nosotros mismos y que nadie más puede hacer por nosotros? Porqué delegar en los demás lo que ha sido creado para que cada uno descubra el sentrido en su vida?

Creo que esperar que "otros" te solucionen tus (nuestros) problemas es una forma de escapismo inconsciente.

En este sentido recuerdo una frase de Sixto Paz que le hizo a uno de sus supuestos seres extraterrestres, preguntándoles "a qué distancia están Uds. de nosotros" y esta entidad le habría respondido "a la misma distancia de Uds. consigo mismos" y encontré genial y muy profunda esta acotación puesto que más allá de ser efectivamente basada en un hecho real o no, nos muestra que no debemos dejar de olvidar que no solo hay que mirar hacia afuera (lo que hacen los demás, los fenómenos (phainomena) externos, sino la escencia de uno mismo (noumena o escencia), sino, qué sentido tiene que ambos existan si no sabemos encontrar el porqué ambos (fenómeno y nómeno) son parte de nuestras vidas?

Antes de preguntarse "a dónde vamos?" (por ejemplo ir a otro lado del universo) quizás conviene preguntarse "en dónde estamos?" y "porqué estamos aquí?". Quizás así descubramos que en la acera del frente hace mucho rato nos está mirando un niño pobre e inocente con mirada curiosa y alegre, esperando que nos sentemos al lado de él a gozar juntos de esta vida!

Qué culpa tienen los supuestos extraterrestres en los problemas de este planeta? Qué culpa los buenos ángeles? El problema es nuestro, y como tal resolvámoslo nosotros. Para qué ir a otros planetas a ensuciar con nuestras intenciones desafortunadas. Acaso no nos basta de hacernos daño entre nosotros aquí en la tierra?

Qué manía tienen algunos seres humanos en creerse que son deidades?!

"Polvo eres y en polvo te convertirás." dice una cita de la biblia. Jesús dijo "el mundo pasará, pero mis palabras no pasarán"! Ojalá que recordemos lo trascendentale y no lo meramente menos trascendental, lo que no significa que no merezca interés o atención pero no que se haga del tema algo de la mayor prioridad. El día que lleguen a expresarse en masa seres de otra civilización tampoco sabremos si son extraterrestres o no, pero es mejor que nos fijemos en sus intenciones y no tanto en las expectativas que esperamos que ellos cumplan siendo que son roles que no podemos dejar de asumir siendo que quizás para eso estamos acá y aún más, que tenemos las capacidades y la suficiente inteligencia para asumirlo.

Defendamos la vida y el honor de ser humano a quienes hoy en día no pueden gozar de la alegría completa que supone todo ser humano tiene derecho a vivir y experimentar. Evitemos el hambre, la pobreza, la guerra, el odio, la mentira, el aborto, la clonación, la esclavitud y la destrucción de nuestro medio ambiente, entre tantas otras cosas. Seamos dignos de llamarnos seres humanos hijos de DIOS y demostremos que merecemos llamarnos así. Si no representamos a nuestro creador, si no estamos inspirados por EL, qué es lo que hacemos entonces, qué sentido tiene una vida alejada de DIOS, alejada del misterio primero y último de nuestra vida, la personal y la de todo ser vivo?

Hermanos todos, gracias por existir!
Alabado seas DIOS!

saludos
Atte.

Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 010608
Reedición:
Publicar un comentario