domingo, noviembre 30, 2014

La trampa del aborto y de no informarse bien de la vida


... 
Estimados lectores: 

muchos de Uds. no podrían leer esto que viene a continuación si ni siquiera hubieran podido nacer. El haber nacido lo damos por descontado y por lo general poco se escucha en conversaciones típicas un tema como el que alguien se plantee el hecho mismo de existir y de todo el misterio que hay detrás, más aún, lo dan por descontado y algo trivial. Ni siquiera se lo cuestionan para ellos mismos, menos para los demás. Dificilmente se preguntan tampoco como surgieron las cosas en el universo y todo lo que nos rodea, ni menos el cómo es que somos capaces de percibir y de pensar y de hacer cosas. 


El poder ser conscientes de que la vida no es un hecho cualquiera, nos permite de paso entender que estamos ante un misterio, que algunos consideramos un misterio divino pues los cristianos damos por hecho que antes de la vida existe un DIOS que todo lo creo, incluso a nosotros mismos. El entender eso nos permite tener una perspectiva distinta de la vida y de la muerte, y por ello mismo es que para muchos cristianos el aborto es un tema muy complicado pues pone en duda a DIOS y supone el derecho del ser humano de decidir por la vida de los demás, cosa que muchos hacen ya al matar a personas o a concentir la pena de muerte de seres humanos. Pero el aborto plantea el peligro de que algunos se atribuyan el derecho de decidir el derecho de los demás pero no en forma positiva sini justamente la negativa, el derecho de darse atribuciones para eliminar y vetar la vida de otros, casi como si fuesen deidades o entes superiores, osea, se creen DIOS.

Aunque el dolor de una violación siempre se atribuye como una causal para decidir el aborto en caso de quedar embarazada la mujer afectada, nunca piensan siquiera en el dolor del ser que podría venir en camino y verse en circunstancias de muerte. Simplemente la gente cosifica las cosas, el feto pasa a ser una cosa de conveniencia, casi un producto de supermercado que se compra y que si no gusta se bota, es decir, algo desechable. Esa es la cultura de hoy, de lo desechable, de lo cosificable. La vida pasó en ciertas circunstancias a ser una cosa, un objeto, no una escencia y un sujeto.

Dado que poco valoramos el hecho de que estamos vivos, dificilmente podremos valorar la vida misma y sus misterios.

En esta ocasión quiero compartir un artículo que salió hoy 30/11/2014 en el diario El Mercurio en las páginas D14 (sección D, página 14) y D15, en donde se leen los relatos de Ana Luisa Baquedano, una mujer que nació fruto de una violación, así como de Francisca Ortiz, madre universitaria quien una vez que supo de su embarazo e intentando buscar un fármaco abortivo terminó encontrando la ayuda para salir adelante con su embarazo y dió a luz a su hija de quien siente que le aterra pensar que esta podría no estar en su vida, esto en alusión a lo que habría sido el que no hubiera nacido y saber después todo lo que eso significó para su hija así como para ella, es decir, una vez que se recibe a una criatura y se la deja nacer, la felicidad misma de disfrutar su presencia y vibrar con la alegría de que esté viva y sea una hija feliz.

Vivimos en una sociedad cada vez más egoísta que incluso no duda en autoarrogarse el derecho de asistir en la muerte a otras personas incluso en facilitar el suicidio de personas, todo por razones que en realidad, no tienen nada que ver con la vida y solo lindan en la superficialidad y la falta de una espiritualidad profunda y en el conocimiento de la existencia de DIOS y del amor puro.

Por ello se invita a ser más cuidadoso a la hora de hablar. En la página D15 se presenta además una reflexión sobre el valor de la vida, de autoría de Ignacio Sánchez.

Les doy las gracias por leer este planteamiento mío que en el fondo es una defensa a la vida, incluso la de Uds. en caso que hubiesen sido criaturas en formación dentro del vientre de vuestras madres y que hubiese habido un riesgo en que hayan sido abortados. Acaso no disfrutan de sus vidas? Acaso no valen vuestras vidas y la de aquellos a los que Uds. aman? Porqué entonces no permitir que otros que aún no han nacido puedan disfrutar de este privilegio y misterio?

saludos y que Uds. y vuestras familias estén muy bien.


Atte. 
Michel 
esiomajb@gmail.com 
Edición: 301114
Reedición: 
Fín del artículo! 
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog) ...
Publicar un comentario