viernes, mayo 29, 2015

Sobre los niños que ven cosas inusuales en sus infancias

... 

Estimados lectores: 


Entre varias consultas que me llegan en relación a temas y experiencias relacionadas con lo inusual (lo paranormal, lo OVNI, etc) me llama la atención en particular aquellas en donde niños indican ver cosas extrañas incluso interactuar con entidades relacionadas a estas manifestaciones o fenómenos, incluso cuando cambian de comportamiento y su estado de ánimo es brusco, entre varios otros factores que generan preocupación en sus padres o seres queridos.

A todas esas personas que han vivido o viven casos de esta naturaleza quiero decirles que existe una gran cantidad de personas que me escriben por lo mismo, y lo hacen de manera muy privada y secreta justamente porque no hayan respuesta con nadie y además temen que las ridiculizen o que pongan en peligro a los niños justamente por tratar de tratarlos con médicos y medicamentos, etc. Además ellos como padres o responsables o relacionados a los niños, también comienzan a sentir temor, impotencia, incertidumbre y no saben cómo ayudar a los niños ni menos a sí mismos.

Si tuviese que resumir mi experiencia en este tema en particular con las experiencias de los niños que ven cosas y reaccionan ante episodios inusuales, puede que les sirva lo sgte.: muchos niños ven cosas extrañas, y cuando dicho muchos en realidad me refiero no pocos niños sino cientos, miles. En realidad la cifra da lo mismo, porque aunque fuesen cien, son cien y eso ya es un número que para los que investigamos este tipo de experiencias tiene en sí mucho valor y significado, en especial considerando lo difícil que es lograr percibir por uno mismo uno de estos fenómenos o el vivir una de estas experiencias inusuales. Por ello simplemente les digo que, considerando que a final de año cumpliré 20 años desde que estoy en este tipo de investigaciones, da lo mismo el número, porque no nos interesan las estadísticas no porque estas no sean importantes ni útiles sino porque no son lo que debe tomarse en consideración como aspecto prioritario a la hora de estudiar esta fenomenología. No quiero entrar en estos detalles porque es harina de otro costal y en esta blog ya hemos hablado años atrás (década pasada) al respecto.

Ahora bien, algunas personas se preocupan por saber cuánto tiempo duran estas fases inusuales y a veces hasta incómodas por las cuales deben pasar estos niños. Aunque es difícil saber la edad en que los niños perciben, notan, ven o viven este tipo de percepciones (incluso algunos interactúan o al menos escuchan y procesan lo que estas entidades les hablan o les hacen notar), podríamos decir que los casos extremos van desde los 7 a 8 meses (niños que reaccionan efusivamente ante cosas que los molestan (incluso hay casos en donde las madres además han notado este tipo de presencias) hasta los 15 o 16 años, aunque el promedio es entre el año y los cinco años aunque esto no tiene mucho sentido o valor tampoco porque no llevamos estadísticas serias ni un seguimiento de manera rigurosa porque no tiene sentido al menos desde mi perspectiva dado que el foco es ayudar con experiencias propias a gente que necesita apoyo y no verificar si este tipo de experiencias existen en base a recolección de narraciones de testigos y el proceso de análisis estadístico requerido para validarlo.

Ahora bien, por el contrario si es posible mencionar que generalmente hay un momento en que los niños "dejarían de reaccionar" ante este tipo de experiencias, y es cuando comienzan a interesarse en otras cosas más interesantes (curiosamente más interesantes por decirlo de cierta manera) y/o comienzan a vivir otro tipo de experiencias que los llevan a entrar en este otro mundo más de "personas adultas" y poco a poco olvidan el haber visto o vivido experiencias inusuales.

Eso sí, no todos los niños (incluso cuando son grandes) olvidan completamente este tipo de episodios insuales e incluso un grupo de ellos aún seguirá a futuro percibiendo manifestaciones "anómalas" (las mismas que cuando niño y/u otras) ya sea con menor o mayor intensidad.

Resulta también curioso y paradójico notar que algunos que cuando niños decían percibir cosas extrañas y también mencionárselos a adultos (testigos de la narración y del comportamiento atípico de estos niños), ahora cuando son adultos, reaccionan escepticamente al escuchar o informarse respecto a este tipo de episodios. No es raro escuchar que cuando ven en otros niños estos comportamientos creen que estos alucinan o están locos o parecen cierta enfermedad, pero olvidan que ellos mismos habrían narrado cosas similares y que si no es por el recuerdo de sus padres o tíos o familiares, jamás se enteran de ello. Llamaremos a estas personas "ex niños testigos inusuales".

Lo más triste es constarar que incluso un grupo de estos "ex niños testigos inusuales" son acérrimos escépticos en relación a estas fenomenología, incluso algunos que ejercen como médicos psiquiatras, o psicólogos o terapeutas) tratan casos de niños con estas experiencias como si se tratase de niños viviendo "trastornos". Me pregunto si sus respectivos padres o familiares, en caso que así lo sea, les habrán informado de que ellos cuando niños vivieron o dijeron haber vivido este tipo de episodios? Una cosa que se entiende perfectamente es el hecho que estas experiencias perfectamente se pueden "olvidar" (aunque no del todo sino a veces solo esconde (por trauma) o por desinterés).

Creo que si uno es escéptico en este tipo de experiencias, y dado que es muy difícil recordar muchos episodios de cuando eramos niños, convendría preguntar a nuestros padres o familiares si ellos recuerdan algo al respecto sea de nosotros o de nuestros hermanos u otros vinculados.

Aunque algunos "olvidan" haber vivido esas experiencias cuando niños (a veces sin querer y de manera natural, incluso en algunas ocasiones como mecanismo de protección para evitar u trauma mayor) en algunos casos se gatillan recuerdos claros e intensos, y algunos podrían comenzar a recapitular esos episodios, para bien o no para bien. En aquellos casos, es aún más recomendable acercarse a aquellas personas mayores que pudieron haber sido testigos de nuestro crecimiento como niños.

Como mencionaba recién, si no es por otras personas, algunos jamás se enteran que cuando chicos reaccionaban de manera extraña ante cosas que solo ellos veían (quizás otros niños alrededor también lo hacían pero nos fijamos en los que reaccionan de manera más notoria).

No olvidemos que los niños simplemente ven y en algunos casos (cuando se les explica que no es normal) notan que lo que perciben pareciera ser extraño para los más adultos pero no les dan mayor importancia pues es su realidad como niños (no lo ponen en duda aunque pueden preguntar miles de porqués) y lo que ven es parte de "lo que es" para ellos y no es hasta mucho más adelante en su adultez en donde comienzan a notar que la gente habla de "personas" que dicen haber visto cosas extrañas y toda la discriminación en contra (o al menos el poco respeto y la risa hacia los que dicen haber vivido o viven o narran este tipo de situaciones).

-Mi consejo para aquellos que necesitan ayuda

Por ello, mi consejo es primero que nada rezar a DIOS. Porqué lo digo? Porque estos son misterios, y los misterios son de DIOS. Porqué DIOS permite que haya gente, o personas (incluso no todas y a veces una pequeña minoría) que pueden ver cosas o que incluso van más allá, reaccionan ante la presencia de estas entidades que solo ellos ven? Por alguna razón que solo DIOS sabe, EL decidió que ciertas personas vivan este tipo de experiencias y otros vivan otras, y otros no las vivan simplemente. Buscar la razón de esto es comprensible aunque propongo abrirse a lo inesperado y desconocido, pues la naturaleza de estas experiencias y de su trasfondo va más allá de la comprensión humana y entramos en materias de lo divino.

Estamos ante misterios y hay una razón por la cual DIOS permite que esto les ocurra a Uds. más allá que no todos lo puedan percibir o ver o interacuar con estas entidades incluso, pero si al menos enterarse de que alguien de la familia o de los cercanos "informa" o "advierte" que está viendo (o vió) a estas otras entidades.

Ahora bien algunos se podrpan preguntar "Quiénes son estas entidades"? Personalmente no lo se, simplemente "se" (no es que crea, sino que es así, lo he vivido personalmente) que existen y que hay gente que puede (y algunos dicen) verlos, y quizás si Uds. tienen un hijo que indica poder percibirlo entonces no se desespere y trate de informarse bien al respecto para ayudarse a si mismo y muy en especial a su hijo/hija.

Quizás muchos o incluso casi todos los niños "pueden" percibir cosas que para nosotros son extrañas, pero en la realidad perceptual de estos niños algunos les dan mayor atención o incluso a veces solo reaccionan aquellos que tienen mayor interacción con estas entidades y de allí los cambios de comportamiento y estados de ánimo y reacciones y mención a este tipo de experiencias.

Por ello repito y pido entender que solo DIOS les puede indicar (y por eso yo no soy nadie para inmiscuírme) el porqué a Uds. les ha tocado vivir estas experiencias y saber más de cerca sobre estas realidades "desconocidas" o "inusuales" o "atípicas" o como quieran llamarlas. Les deseo todo lo mejor en este camino misterioso y que lo disfruten.

Por mi parte simplemente me queda proponerles que aquellos padres o interesados en ayudar a estos niños traten siempre de acojer a estos niños sin dudar de ellos (a veces incluso preguntando lo justo y lo necesario para que ellos sientan que nos interesamos por lo que ellos viven (empatía) más allá que creamos o no en la realidad de lo que ellos nos informan) y permitiéndoles siempre encontrar en uno un lugar de acogida y seguridad a quien ellos pueden acudir y recurrir en caso de necesidad, miedo, inseguridad, búsqueda de afecto, de apoyo y protección, lo que sea.

Son pocos los casos que conozco en donde la interacción de los niños con estas entidades se complica más allá de la cuenta y en donde estos niños pasan a ser jóvenes y luego adultos y siguen percibiendo este tipo de fenómenos o manifestaciones inteligentes y en algunos casos con episodios de invasión de "territorio" físico y mental y peor aún con interferencia en los pensamientos de estas personas que los perciben. Algunos de estos niños son mal tipificados como alucinadores y en el peor de los casos incluso personas que padecen esquizofrenias con episodios de alucinación. Por ello este tema es muy muy delicado para mí pues se que la casuística y fenomenología asociada está pesimamente enfocada y tratada, más allá que a veces por mucho que uno lo quiera y trate, los casos puedan amenguar en el sentido de aminorar la carga negativa que estas experiencias conllevan para aquellos que las perciben y son afectados por estas.

Cualquier cosa que deseen seguir planteándome, sean Uds. bienvenidos. Les deseo a Uds. y familia todo lo mejor en el camino hacia DIOS para preguntarle a EL por todas estas cosas que los inquietan. Quién mejor que EL para resolverles en todas estas genuinas e interesantes dudas? 

Como cristiano los invito a que le pidan a Jesús, el hijo de DIOS, que los protega y guía en este misterio de DIOS. Confíen en él y háganle la pregunta que necesitan les sea aclarada.

Quedo a vuestra disposición.
Que estén todos Uds. muy bien. Gracias por leer este mensaje.


Atte. 
Michel 
esiomajb@gmail.com 
Edición: 290515
Reedición: 
Fín del artículo! 
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog) ...
Publicar un comentario