sábado, abril 14, 2007

Las experiencias OVNI por lo general no son controlables

Hola amigos:

reproduzco aquí parte de una respuesta que le envié a un interesado ene el tema ovni pero escéptico que critica el hecho de que muchos fundamentan la existencia de este tipo de fenómenos sólo en base a los testimonios de testigos. En realidad esto es cierto en buena parte pero no porque queramos depender sólo de este tipo fuente de información sino porque en parte es por donde se comienza a investigar. Obviamente el relato no lo es todo para poder verificar la existencia o la supuesta presencia de un fenómeno anómalo (para el testigo) sino sólo una parte pero a veces los casos son muy simples y se basan sólo en lo que el testigo relató y no hay más que eso, no hay más pruebas, no hay más trazas para seguir el fenómeno en relación con este testigo que relata su experiencia, no hay más evidencias "evidentes", sólo el relato.

A la persona que le respondía el texto que va más abajo comentaba en una web que "Cuando hablamos de testimonios, estamos hablando de presunción, no de certeza." y eso es en parte cierto pero lamentablemente (y si el testigo no miente ni magnifica su relato) la experiencia será cierta para este testigo al menos en ese momento y en la medida que el testigo sea autocrítico y esté dispuesto a verificar o desmentir o recordar nuevamente su experiencia con el tiempo una vez que va descubriendo ciertos aspectos relacionados con lo que le ocurrió que le permiten ir interpretando lo sucedido de una manera distinta. El colega escéptico comentaba que "se habla de presunción y no de certeza" pero la pregunta es "para quién?": acaso para el testigo, para la sociedad, para los investigadores e interesados. Para quién es presunción y para quién es certeza?

El escéptico comentaba que esto es lo que hace la ley (suponemos la ley jurídica), en el sentido de que "La ley no juzga solamente en base a hechos que puedan ser considerados certeza sino tambien en base a presunción" y que ese sería "el problema de la justicia, que está afecta a errores, pero donde elije el mal menor y prioriza la seguridad de la sociedad.". Pero lamentablemente estamos hablando de planos distintos. Una persona que vive una experiencia paranormal, mística, OVNI, espiritual o la que sea pero una que en parte le merezca la atención particular de darle o buscarle una significación especial sea apoyándose o no en los supuestos expertos en el tema o en la acpetación de la sociedad, sabrá en un momento dado que ciertas experiencias no son experiencias sociales, i.e. que valgan o serán realidad o verdad sólo si los demás le dicen que es cierto o real, sino que son experiencias personales más allá que la gente le crea a uno o no, y más allá de que aceptar como real esta situación genere un rechazo o una aislación o incomprensión de la sociedad por haber uno aceptado ciertas cosas como reales para uno mismo.

En este sentido quizás este tipo de experiencias si son sociales pero no desde un plano que se origina en la sociedad sino que a nivel personal y que al ser compartido con otros genera en algunos una identificación con el tema al tener estos experiencias similares o creencias a favor de la existencia de este tipo de episodios anómalos, así como también generará incredulidad en aquellos que no lo han vivido y más aún en aquellos que definitivamente no creen en este tipo de situaciones o condiciones o fenómenos y/o manifestaciones. Para ellos lamentablemente el fenómeno no es controlable como si se tratase de un objeto de laboratorio, i.e. no lo es el asunto de los ovnis por mucho que se intente hacer cambios de luces al cielo o repetir los patrones que a algunos grupos contactistas con OVNIs dicen haber usado para lograr el contacto con esta manifestación, o no lo es para aquellos que creen poder invocar a los ángeles o a los demonios con solo desarrollar y seguir ciertos protocolos y métodos, o con registrar todo tipo de fenómenos físicos en zonas en donde supuestamente se manifiestan este tipo de fenómenos o inteligencias.

Aquí lo que se invita a entender es que en relación a este tipo de circunstancias estamos en presencia de inteligencias que determinan en parte a quién se les manifiestan y a quiénes no (aunque existe de paso la creencia que aún si estos lo quisieran no lo pueden hacer porque existen leyes que se los impiden o porque creen conveniente que no es el momento o no es el modo aún siendo que para el potencial testigo o investigador eso deberiera presentarse lógicamente de esa manera (a la manera humana). De hecho no es una cosa analizable sólo según el método científico o que aún usando este método se logre comprender correctamente el fenómeno de fondo si es que se le logra registrar para luego analizarlo. A veces justamente es necesario ir entendiendo de que aún estando la inteligencia presente frente a un grupo de personas que no logran percibirlos, ciertas personas los perciben y otros no. Con ello se abre una gran incertidumbre pues uno podría comenzar a preguntarse si es que "no todos somos perceptores similares" y justamente la respuesta es que "no somos todos iguales en cuanto al modo de percibir". Un solo ejemplo de esto es el hecho de que existen personas a las que se les ha diagnosticado una anomalía funcional o anatómica en el cerebro o quizás en el sistema perceptivo. Eso los hace percibir de una manera distinta los fenómenos que le rodean y que hacen reaccionar a su cuerpo y sus sentidos. No por ello lo percibido por esta persona dejará de ser cierto, pero será en parte incómodo y no convencional.

Por ejemplo, cuando estas personas vean un objeto que para nosotros es claramente de color "verde" pero que el sistema perceptivo de estos testigos a veces lo puede ver como "azul" (como por ejemplo en el caso de los daltónicos (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Daltonismo ) entonces no podemos decir que la persona está halucinando sino simplemente está viendo la misma realidad pero desde un sistema perceptivo distinto. No es que la persona no sepa distinguir por norma lo que es verde de lo que es azul sino simplemente su percepción traduce ese estímulo luminoso como el color que relata, "verde". Algunos hablan de que esta persona sufre de delirio (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Delirio (delusion en inglés)). Pero en realidad su capacidad de ver las cosas distintas nos permitirá ver otris aspectos que nuestros sentidos no podrían y por ello más allá de reparar en la búsqueda de tratar de "reparar" ese trastorno que nos incomoda tanto a nosotros como a ellos sólo por un asunto de convencionalismos, deberíamos por otro lado aprovechar de descubrir cosas de la realidad que sólo se pueden descubrir desde esa condición perceptiva y no negarle la realidad a esta persona sólo porque lo que dice nos parece absurdo.

Algo parecido pero aún más complejo ocurre con los esquizofrénicos de cuya enfermedad se ha tratado unicamente de relacionar una causa anatómica y funcional cerebral y no otra solo porque en parte es posible reducir la aparición de estos episodios (halucinaciones y otros delirios y "comportamientos inadecuados") a través de medicamentos y métodos de intervención y tratamiento (cosa que significa solo reducir porque el cuadro siempre estará latente y puede a veces volver surgir del mismo modo que al principio). En realidad yo veo que una parte de los relatos de los episodios de halucinación visual o auditiva de algunas personas diagnosticadas con esquizofrenia se asemejan a fenómenos paranormales o tienen elementos relacionados a sucesos anómalos con manifestación de seres inteligentes desconocidos. Aquí algunos se preguntarán incluso si esto no es una demostración más que las personas que relatan experiencias místicas o religiosas o paranormales no son simplemente una variante de cierta manifestación esquizofrénica, cosa que en algunos casos si puede ser así pero del mismo modo, si damos por posible esto también tenemos que ser justos y decir que es posible que ciertas variantes de la esquizofrenia son en realidad la reacción de un testigo a una manifestación desconocida. Si esta manifestación se presenta a través de personas con carne y hueso y que poco y nada se diferencias de los demás seres que vemos todo el día, no notaremos la diferencia. Si por el contrario estos seres son muy distintos físicamente (como en algunos relatos de fenómenos OVNI, posesión demoníaca o presencia angelical, fenómenos paranormales, etc) entonces la situación será más evidente y clara como una anomalía en progreso.

Todo esto se complica si además damos por posible que una persona diagnosticada con algún trastorno psicofisiológico (sea por ejemplo un cáncer cerebral, o una epilepsia o una esquizofrenia refractaria, etc etc) tenga la posibilidad de ser testigo de un fenómeno anómalo o manifestación desconocida genuina. Acaso sufrir una enfermedad nos impide poder vivir este tipo de experiencias? Complejo el tema.

Volviendo al comentario original "Cuando hablamos de testimonios, estamos hablando de presunción, no de certeza." así como al modo como la justicia penal trata y juzga los casos, el escéptico que decía todo esto proponía aplicar el tema a la investigación seria ovni en la que no existe la presion de determinar un resultado y que además se debe juzgar sólo en base a certeza y que para ello se requerirían sólo de pruebas inviolables e inobjetables. Lamentablemente este no es el caso en la ovnilogía pues no es algo general que personas que hayan vivido una experiencia paranormal u OVNI puedan siempre lograr un registro físico (sean fotos o videos) de este tipo de episodios. Pero por otro lado existe un sinnúmero de evidencias físicas del fenómeno OVNI y lo paranormal (obviamente con el necesario filtraje de evidencias según criterios específicos exigentes).

Este colega escéptico comentaba que "Los testimonios que nos ofrecen una presunción de existencia de algo "raro", no sirven en definitiva para establecer una verdad o la existencia real de ese "algo".". Lamentablemente esto es cierto sólo desde una perspectiva teórica e idealista basada en una concepción de las cosas según el método científico pero no en base a millones de cosas que se presentan en la vida y que a veces no tenemos el tiempo de registrar o simplemente de analizar como quisiéramos. Desde una perspectiva local como la del testigo que vive este tipo de experiencias o la del investigador de este tipo de fenómenos, los testimonios nos no nos dan certeza pero sí una posibilidad de lograr dar con un encuentro directo con el fenómeno o manifestación al elegir los mejores relatos y seguir aquellos casos y de elegir aquellos casos cuyos relatos nos permitan tener un probable encuentro o repetición del suceso.

Por ahora muchas de estas experiencias son misteriosas y pertenecen a una "singularidad fenomenológica" que no se puede tratar de la misma manera que tratamos la mayoría de las cosas que tenemos a la vista todos los días. De hecho, el mismo fenómeno es singular en su naturaleza porque se presenta de manera singular.

Aunque lo mencionado por el colega escéptico es en parte cierto lamentablemente no lo es en la realidad de lo paranormal y lo OVNI y del mismo modo no lo es tampoco para los fenómenos espirituales, religiosos y todo aquello que entre en la categoría de lo mistérico.

Ciertas cosas, objetos, fenómenos, manifestaciones, seres, condiciones y realidades pasan a ser ciertas para los testigos por más que nunca más se presenten a la sociedad.

Doy por ejemplo un caso extremo. Imaginemos que efectivamente existiera una civilización de algún planeta (aunque no soy muy partidario de la teoría extraterrestre) y que se le ocurriese pasar por la tierra y de paso se acercan a su casa y Ud. está solo y le visitan. Esa experiencia será una realidad suya y será una verdad genuina pero para Ud. y será muy difícil que los demás le crean (cosa muy entendible porque no han vivido la experiencia) pero al menos es muy probable que Ud. buscará que los demás escuchen su relato y traten de ayudarle o de creerle o lo que sea. La acción de informar a los demás y compartir este tipo de experiencias es por lo demás una acción muy humana y que se relaciona con el instinto de compartir en una sociedad las experiencias y buscar un mejor conocimiento de la vida entre todos).

Lo que Ud. les comentará en relación a su hipotética experiencia nadie lo puede poner en duda pero tampoco se le puede pedir a la gente que lo crea o que lo dude, pero si al menos tener el respeto de decirle a la persona que ha dado a conocer su relato, que se le agradece el gesto de habernos informado. Así crece una sociedad, así creció en parte la iglesia cristiana y quizás cuantas otras religiones.

Lamentablemente muchos testigos ven como se critica fuertemente a otros testigos de fenómenos similares y por ello deciden no comentar sus experiencias y dejárselas sólo para ellos y. Con esa actitud no solo no se le está dando al testigo la oportunidad de compartir su experiencia sino que con ello perdamos un caso nuevo, una variante nueva, un modo distinto de percibir y reaccionar ante la presencia de un fenómeno (sea cual sea su explicación). Peor aún, a veces incluso se pierde la posibilidad de seguir esa experiencia y a esa persona (testigo) y con ello perder una oportunidad de estar presentes cuando estas manifestaciones desconocidas o fenómenos anómalos decidan volver a presentarse, sea que solo lo perciba el testigo o algunos otros también.

Entiendo por ello la queja del colega escéptico pero por ahora lamentablemente este tipo de manifestaciones es en parte real para los testigos particulares y quizás para otros investigadores que los investigan. Lamentablemente no es real como a la mayoría de la gente le gustaría (por ejemplo que incluso pudiese ser exhibido por TV para ser parte del espectáculo diario que se le da al televidente). Al menos no se manifiesta de la manera lógica humana que muchos pretenden debiera ser universal, o al menos no se presenta así como a la gente se le ha enseñado que deben ser las cosas o aparentar ser.

Hay misterios y modos misteriosos como estos "episodios distintos" se presentan y como investigadores pretendemos poder estar allí para poder percibir la misma experiencia que el testigo nos relata (y por ello es importantísimo saber valorar bien el relato para distinguir la naturaleza del caso en cuestión) y además estar predispuestos a conocer a estas inteligencias desconocidas dentro de sus naturalezas sin necesidad de imponerles nuestras condiciones y concepciones de "cómo ellos deberían ser y comportarse", y menos pedirles que se presenten a todos (a la sociedad en general) cosa que de paso no creo que sea necesario siquiera pedir: ya lo hacen pero a su manera.

Por algo "ellos" se manifiestan de la manera que lo han hecho hasta ahora, esto es, por lo general a personas particulares.

El misterio sigue abierto para los interesados.

Saludos

Michel

Publicar un comentario