martes, noviembre 20, 2007

Parapsicología cristiana

Estimados lectores:

A través del presente artículo quisiera expresar brevemente porque consideramos que nuestra blog ofrece un sitio de consulta cristiana parapsicológica o un sitio de parasicología cristiana.

Este sitio de encuentro que reune información en relación al fenómeno paranormal y lo OVNI considera que el trasfondo mismo de todo lo que ocurre en estos episodios inusuales es simplemente un aspecto más espiritual que un simple asunto fenomenológico.

Por lo general en los casos que más se relacionan a lo que nosotros consideramos como fenómenos paranormales (algunos con la aparición adicional de OVNIs) tienen un trasfondo basado en la manifestación consciente o inconsciente de seres inteligentes desconocidos y por ello, el encuentro de una persona con un ser desconocido no es solamente un aspecto fenomenológico sino que especialmente un encuentro entre dos espíritus, dos seres inteligentes y por ello el aspecto espiritual es fundamental y lo tratamos de hacer notorio en la mayoría de los artículos y comentarios que publicamos.

Esto no significa que lo exclusivamente fenomenológico no nos interese pero en realidad creemos que no es tan trascendente para el testigo como el hecho de entender que existen otros seres y que estos seres también tienen alguna relación con el mundo creado por DIOS y por ello todo el asunto puede ir configurando una interpretación basado en un trasfondo espiritual con uan asimilación más inconsciente que consciente pues entender este asunto requiere por lo general de mucho tiempo aún siendo que en el momento del encuentro parece algo evidente y obvio pero su comprensión es algo que puede requerir una gran maduración y trabajo.

Nosotros sin embargo no somos consejeros espirituales como sí lo son los especialistas religiosos o espirituales tales como los curas, sacerdotes, obispos, diáconos y otros tantos pero por lo general en este último grupo de especialistas el tema OVNI y espiritual tiene una connotación peligrosa y dudosa y por ello generalmente no son muy asiduos a hablar del tema por lo que al no estar estos especialistas presentes generan que los testigos de experiencias paranormales se acerquen a los parapsicólogos como ayuda ante sus vivencias. En caso que un parapsicólogo experto llegue a atender a un testigo, se estará dando en parte una suerte de terapia o consejería espiritual indirecta dado que al tratar el caso se estará hablando nada más y nada menos que de la consideración de fenómenos inteligentes algunos de los cuales pasan a categorías de inteligencia más amplias y en algunos se transforma en un encuentro entre el testigo y las inteligencias mismas detrás de ciertos fenómenos paranormales.

Esperamos que puedan entender la idea que se trata de plantear con este asunto de la parapsicología y muy en especial con aquello de la parapsicología cristiana dado que quienes desarrollamos este sitio creemos en Cristo como hijo de DIOS y salvador tal cual como se plantea en la biblia especialmente en el nuevo testamento.

muchísimas gracias por la lectura.
Atte.
Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 20/11/07
Reedición: 220808

2 comentarios:

El Sibarel dijo...

Hola Michel,

Ya lo habíamos comentado alguna vez, pero me parece oportuno insistir en este punto.

En lo particular siempre me ha llamado profundamente la atención esta declaración de parapsicología cristiana sustentada simplemente por el hecho que tu grupo cree en Cristo. No digo que este mal en lo absoluto, sino simplemente que bajo el paraguas del mundo cristiano (entiendo por ello lo básico que es creer en Cristo) no todos creen en lo paranormal, hay muchos que reniegan de ello.
Por esto creo que sería más interesante aclarar con cuál de todas las corrientes cristianas se identifican o se identifican más, pues seguro que no los representan a todos.

Saludos fraternos,

El Sibarel

Michel dijo...

Estimado Sibarel:

muchas gracias por tu comentario porque viene mucho al caso.
Efectivamente existen grupos de cristianos que incluso estando bajo el alero de una misma matriz como es el caso de la iglesia católica apostólica romana, tienen percepciones diametralmente opuestas en estos aspectos y eso lo he mencionado un poco con el ejemplo práctico de la diferencia de opiniones entre la conferencia episcopal de alemania en relación a la de españa e italia en cuyas últimas el asunto de la posesión demoniaca está aceptado como un fenómeno real (obviamente luego de descartar según ellos cuadros patológicos a través de un especialista de la salud mental) pero lo que más contrasta es que para el grupo alemán el diablo es algo más simbólico y los exorcismos no harían quizás más que generar un cuadro psicótico en una persona sin ser la solución del caso (según ellos posibles auras epilépticos (ver http://en.wikipedia.org/wiki/Aura_(symptom) y http://de.wikipedia.org/wiki/Aura_%28Epilepsie%29 ) u otras variantes psicosomáticas). Y te digo todo esto con total certeza porque me he reunido con representantes de ambos lados y se nota esta postura y en especial se nota que cada grupo sigue ciertos lineamientos episcopales locales de manera coherente. El caso alemán se vio al parecer más definido una vez que ocurrieron los sucesos de Anneliese Michel (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Anneliese_Michel y muy en especial http://de.wikipedia.org/wiki/Anneliese_Michel y http://en.wikipedia.org/wiki/Anneliese_Michel )

Personalmente conozco párrocos y especialistas alemanes que ayudan a personas con problemas de trastornos mentales tanto católicos como evangélicos y la postura es en parte casi la misma pero creo que en el fondo ellos saben que no es tan simple llegar y decir que todos los casos que reciben o en donde desarrollan un apoyo espiritual (ver http://en.wikipedia.org/wiki/Pastoral_care y http://de.wikipedia.org/wiki/Seelsorge y http://en.wikipedia.org/wiki/Clinical_pastoral_education) sean claras anomalías debido a cambios orgánicos y de hecho en algunos casos tanto ellos como algunos médicos psiquiátras aún se ven sorprendidos por la calidad real del relato de los pacientes que por ejemplo "alucinan" (como es el caso de las personas que escuchan voces) y en donde rescatan el hecho de que los pacientes describen algo con total naturalidad y espontaneidad como si fuera algo que realmente estuvieran percibiendo y con detalles de tal nivel que casi pareciera real).

Por ello el tema que mencionas es muy interesante porque dentro de los cristianos existen varias sectas o agrupaciones o doctrinas distintas no siempre muy coincidentes entre sí pero cristianas al fin.

Quizás sea bueno que yo de paso haga una declaración adicional en este sentido, en cuanto a lo que yo defino por "ayuda cristiana" y espero no ser redundante sino complementario.

Para mí es absolutamente real la existencia de "otros" seres desconocidos, sus fenómenos asociados así como la reacción inusual de los testigos ante la presencia de estos. Cuando digo absolutamente me refiero a mi experiencia personal y a un sinnúnmero de otros testigos y colegas con los cuales tuvimos incluso experiencias mutuas en las que estando presentes en un mismo lugar nos ocurrieron este tipo de experiencias inusuales lo que nos permite descubrir que el asunto también es grupal (cosa que parece obvia pero que hay que al menos verificarlo de manera personal). Ahora bien, si alguien quiere pensar que yo soy una persona fanática o con trastornos de la percepción y mentales, o que estoy drogado o que soy sugestionable e incluso autosugestionable o incluso peor, que las experiencias colectivas son "todas" casos de folie à deux o folie à plusieurs (ver http://en.wikipedia.org/wiki/Folie_%C3%A0_deux ) pues bien por ellos, cada uno puede creer lo que quiera pero en realidad uno que vive las experiencias tiene que ser suficientemente autocrítico para poder responderse bien a la pregunta "qué fue lo que me ocurrió?". Aquí hay que ser muy cuidadoso porque en realidad a algunos nos ha pasado que el fenómeno apreciado sí ha sido real porque ha sido cercano, repetitivo, intenso y claro, pero no siempre ha sido lo suficientemente largo en duración como para poder rescatar todo lo que nosotros quisiéramos saber de lo que tenemos al frente como manifestación o fenómeno.
Así que yo si se que los fenómenos paranormales tal como lo definí brevemente en http://diccionarioparanormal.blogspot.com/2007/06/breve-definicin-de-paranormal.html

Ahora bien, aquí hay que justificar dos aspectos importantes que se relacionan con mi perspectiva cristiana y el porqué yo creo que esta tiene relación con el tema que yo estudio y me intereso, y lo otro es todo aquello que en la sociedad se suele asociar o relacionar a este tipo de fenómenos.

Para tratar de justificar (si es que fuese posible) la importancia de tener una creencia cristiana para entender esta fenomenología inusual mencionada, parto comentando que cuando menciono a Jesús me refiero a un Jesús hijo de DIOS (lo que equivale a decir a que creo en DIOS pero en especial un DIOS padre) y que como tal vino al mundo a darnos directrices a todos aquellos que queremos cumplir la ley de DIOS y acercarnos a su presencia algún día. En este sentido Jesús hizo clara indicación de la existencia de seres demoniacos y ángeles benignos (su ejército personal que él automenciona) y además demuestra el modo de verificar la presencia de estos seres y el modo de actuar de ellos. Así mismo, Jesús llevó a cabo demostraciones prácticas de lo que él hablaba siendo el mismo un exorcista y por ello es que tiene sentido darle valor a sus enseñanzas y a su modo de actuar aunque probablemente la interpretación de los evangelios indique que la asignación de estas tareas o prácticas "milagrosas" estén reservadas para personas especiales, y en este sentido la iglesia católica ha creído que Jesús le asignó a ella esta obligación aunque otras corrientes cristianas difieren de esto como es el caso de la iglesia evangélica.

Por otro lado uno podría preguntarse porqué entonces no dejar a los curas o párrocos o especialistas espirituales que ellos desarrollen estos estudios en vez que lo hagan los parapsicólogos y la respuesta está en considerar que no existe una formulación clara al menos de la iglesia católica en relación a la existencia de estos fenómenos que parecieran no estar incluídos en la biblia cuando en realidad pueden ser los mismos fenómenos pero variantes distintas. Un caso especial es por ejemplo el fenómeno OVNI que aunque pudiendo haber algunos casos prototípicos en la biblia, sea de los pocos que no se adequen 100% a lo que la iglesia considera como fenómenos de interés de su propia competencia y no de otros.

En el caso del fenómeno OVNI por ejemplo, los testigos que viven episodios de encuentros con estos objetos o fenómenos así como también con las inteligencias manifestadas en presencia de un OVNI, viven experiencias en las que no solo existe una reacción física y emocional sino que producto de estos episodios se generan recuerdos y reflejos inconscientes en el testigo quien trata de verificar e identificar el fenómeno que tiene al frente y en ello la componente espiritual es quizás máxima si se considera que el encuentro de dos seres (un testigo frente a un ser desconocido presente junto a un OVNI o en relación a un OVNI) es un fenómeno espiritual ya que son dos seres, dos espíritus los que están frente a frente observándose y percibiéndose sino a veces incluso comunicándose.

Este tipo de fenómenos también son de interés de ciertas iglesias cristianas pero su estudio ha sido tan reservado que no ha permitido rescatarlos ni poder desarrollar pautas de comprensión del fenómeno desde una perspectiva doctrinal institucional y por ello la parapsicología tradicional (quizás más a través de la ovnilogía) han tenido que asumir el estudio de esta realidad fenomenológica.

Debido a que no existen posturas oficiales en relación al tema OVNI por parte de la iglesia católica más allá de ciertas opiniones de algunos expertos que no han sido nunca consideradas como publicaciones autorizadas por la iglesia, es que han debido ser los parapsicólogos los que tengan que estudiar el tema y tratar de explicarlo incluso a través de los conocimientos que el mismo Jesús nos habría dejado para discriminar entre fenómenos inteligentes benignos y no benignos.

Una razón de mayor peso es que existen testigos que han sufrido encuentros traumáticos en los episodios con fenómenos paranormales y a la hora de encontrar ayuda son diagnosticados como "pacientes con una patología en progreso" lo que tecnicamente puede estar correcto y bien intencionado por parte de los especiastas de la salud mental pero que en ningún momento rescata o intuye que el origen de tales reacciones por parte del testigo/paciente derivan de una experiencia genuina con fenómenos externos independientes al testigo.

Para estos testigos existe entonces una condición de "víctimas de encuentros con seres desconocidos o fenómenos inusuales" los que como todo ser humano requieren una atención profesional y seria, la que muchos ellos no logra encontrar luego de acudir a consultas psiquiátricas, psicológicas o médica generales ni tampoco a consultas a especialistas espirituales. Por ello es que nuestro estudio de esta fenomenología bajo una orientación cristiana se ve justificada dado que es practicamente inexistente o incluso existiendo ciertos estudios estos no son aceptados por el mundo académico ni menos por la sociedad y por ello quedan practicamente inaccesibles al alcance de estos testigos.

Por otro lado, para justificar mis proposiciones como ayuda a posibles testigos de este tipo de fenómenos considerando la asociación o relación con la interpretación social del lo que se denomina
paranormal, prefiero mencionar directamente las experiencias halucinatorias o halucinación. De partida menciono que según algunos estudios quizás el 10% de la población ha vivido este tipo de sucesos (ver http://en.wikipedia.org/wiki/Hallucination y en especial Sidgwick, H., Johnson, A, Myers, FWH et al (1894) Report on the census of hallucinations. Proceedings of the Society for Psychical Research, 34, 25-394.)). Ahora bien, la halucinación (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Alucinaci%C3%B3n ) es simplemente una definición o conceptualización de un fenómeno tanto perceptivo como interpretativo sobre fenómenos que no son reales externamente a un testigo pero que este asume por ciertos. En este sentido es importante separarlo de los fenómenos de la ilusión (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Ilusi%C3%B3n y http://en.wikipedia.org/wiki/Illusion ). Según mi experiencia habrían muchos aspectos muy coincidentes entre ciertas experiencias halucinatorias como las que viven personas que sufren esquizofrenia con episodios de halucinación, en relación a los fenómenos paranormales.

Es muy difícil marcar la línea entre lo que es un fenómeno claramente de origen orgánico de un fenómeno real externo siendo que además no podemos llegar y separar ambos dado que por lo general pueden interactuar o ser parte de un realidad. En este sentido apunto a que es posible que algunas personas que están diagnosticadas como sufriendo episodios de halucinación puedan efectivamente ver fenómenos paranormales genuinos por mucho que la interpretación y relatos sean poco lógicos o creíbles o verificables y que de hecho en parte no lo son. Aunque algunos psiquiatras indiquen que las experiencias de los esquizofrénicos con halucinación son claramente patológicos y nada paranormal, en realidad no significa necesariamente que el médico pueda saber qué es lo que en realidad está percibiendo el paciente. Con esto no queremos decir que no existan halucinaciones debidas a problemas orgánicos los que claramente si existen, pero queremos tratar de hacer una línea divisoria de casos paranormales que parecieran ser experimentados como si se tratara de halucinaciones, respecto a estas últimas. Sabemos que pueden existir casos aún más complejos tales como pacientes que sufren de alguna enfermedad que viene acompañada o marcada por las halucinaciones y que por esta condición quizás orgánico-mental los pacientes pudieran tener la posibilidad de percibir fenómenos paranormales los que no necesariamente tienen que presentársele al paciente sino que quizás siempre están al alcance de cada ser humano solo que no es posible lograr apreciarlo a menos que se esté en un estado alterado de percepción y conciencia como pudiera ser el caso de algunos de estos pacientes mencionados.

Se que es muy difícil dar un comentario objetivo en relación a cosas que no son necesariamente de una escencia tal que nos permita hacer ese tipo de aseveraciones o comentarios pero aún siendo el asunto algo en parte subjetivo tratamos de rescatar lo más relevante para que la gente sepa que detrás de los casos paranormales genuinos (reales) sí hay una inteligencia presente (seres, entidades, etc) y que por ello no se puede llegar y asumir que el estudio de los fenómenos paranormales (la parapsicología) es una ciencia que carece de valor solo porque los resultados que entrega son poco creíbles (al menos poco repetibles) lo que es una desventaja cuando se quiere seguir al 100% el método científico pero el fenómeno detrás de este tipo de experiencias no lo permite de otra forma y entonces los estudiosos nos vemos en la obligación de adaptar nuestras herramientas al fenómeno y a su contexto y no al revés dado que claramente el fenómeno o manifestación inteligente desconocida no va al laboratorio.

Dado que aquellos que vivimos experiencias paranormales sabemos de lo que hablamos y siendo que hemos vivido procesos de asimilación fuertes que pueden llegar a ser detonantes de una enfermedad, es que hemos querido darla la importancia que merece de modo de advertir de la existencia de estas fenomenologías inusuales de modo que los testigos de ellas no sean mal diagnosticados y en especial que estos encuentren el apoyo necesario.