sábado, abril 12, 2008

Sobre ciertas patologías médicas psiquiátricas como el ADHD

Estimados lectores,

a través del siguiente documento les presento un artículo que me ha sido enviado y que encontré muy interesante en relación al modo como muchos comportamientos emocionales de algunas personas, esta vez niños, han ido siendo catalogadas por los especialistas de la salud pero no tanto como una simple caracterización básica para distinguir un tipo de comportamiento de otro sino casi a modo de trastorno psiquiátrico siendo que en la antiguedad y quizás desde los principios de la humanidad, ha sido algo totalmente normal pero también una incomodidad para muchos padres y familias y profesores cuando se trata de niños muy hiperquinéticos, justamente los niños diagnosticados con ADHD o desorden de hiperactividad y déficit atencional ( Attention deficit hyperactivity disorder ).

Al parecer, para muchos psiquiátras y psicólogos y padres poco precavidos este síndrome ha sido considerado como una condición caracterizada por desórdenes de comportamiento y de aprendizaje, como si debiera haber un modo perfecto y único como los niños debieran comportarse. Quizás esto ha sido materia de discusión en una sociedad que se preocupa de ser materialista, individualista y en la cual la competitividad es a tal nivel que no permite que haya gente normal que quiera vivir una vida sencilla o ser tal como le nace ser, vale decir, ser normal está prohibido y conviene ser un ser controlable. Obviamente entiendo que hayan casos de personas "peligrosas" o en riesgo de auto-inferirse lesiones incluso de muerte pero creo que en la mayoría de los niños con ADHD eso no es ni siquiera el caso.

El mayor problema de este asunto es el hecho de que se le suministran drogas a niños sanos, solo para que sean controlados o más controlables en una sociedad en donde la palabra control del otro es casi una necesidad. Creo que en realidad la sociedad nuestra evidencia una enfermedad espiritual muy grande que no me sorprendería que tachase a los normales de enfermos y a los enfermos de normales.

Un asunto similar puede estar ocurriendo con seres que escuchan voces o ven cosas que los demás no ven, como si estuviera prohibido tener experiencias que contradicen el modelo de realidad que nos ha sido impuesto como real siendo que en "realidad" el asunto es polifascético y no tan limitado como nos quieren imponer.

Les dejo entonces con el artículo titulado "ADHD, una enfermedad que está de moda" que está accesible en http://www.es.catholic.net/temacontrovertido/330/1748/articulo.php?id=36034

Como último pensamiento quisiera decir que me encanta que los niños sean tal cual como son en su niñez porque nos enseñan en parte un mundo de inocencia que muchos creemos volver a poder vivir de algún modo cuando dejemos este mundo, y esta muestra de los niños aquí en nuestro planeta es una oportunidad para aprender muchísimas cosas de la vida que día a día uno advierte que como sociedad hemos olvidado y que en parte vivimos escuchando cosas que aún siendo importantes, dejan de ser tan trascendentales como la actitud limpia de los niños, sin maldad, natural.

Lamento que se estén usando muchas clasificaciones psiquiátricas como argumentos para tratar a la gente y advierto que por lo visto la gente se enfoca más en valorar negativamente ese modo distinto de las personas que descubrir qué es lo que esa forma de ver la vida permite ver y experimentar y que de otra forma no se logra del mismo modo. Una búsqueda de un uniformidad casi inflexible sería simplemente una muestra más de nuestra falta de aceptación de la realidad y de la riqueza de la vida, y un símbolo de una búsqueda del totalitarismo por parte de algunos y una búsqueda de comerciar con los seres humanos a través de una cultura de la venta de fármacos y de la prolongación de horas psiquiátricas y psicológicas a veces quizás innecesarias o incluso más enfermantes que sanadoras. Obviamente entiendo que hay casos y casos y no mezclo a todos los casos en un mismo saco generalizador, pero creo que el ejemplo de los niños con ADHD es un abuso y una falta ética grave a la vida.

De paso me pregunto si existen tantas verificaciones diferencias a nivel genético y químico entre los esquizofrénicos y los seres "normales", y aún más, si acaso ser esquizofrénico no puede ser simplemente una variante más de la vida en vez de un trastorno? Creo que a veces en la sociedad enferma en la que vivimos, en donde no se permite ser distinto por mucho que se proclame lo contario, sea quizás la causante de que muchos de estas condiciones naturales de mucha gente con ciertas esquizofrenias y niños que se comportan según el patrón ADHD, terminen enfermándose en vez de poder vivir como lo han hecho de manera normal por milenios. No creo que la esquizofrenia sea algo nuevo ni tampoco el ADHD, solo que estos conceptos son nuevos en cuanto al diccionario pero no en cuanto a su existencia fenomenológica.

Atte.
Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 130408
Reedición:


ADHD, una enfermedad que está de moda

Fuente: Catholic.net
Autor: Lucrecia Rego

En los años 70’s, cuando yo era una niña, no recuerdo que alguna de mis amigas tuviera ADHD. Es más, no recuerdo a nadie que tuviera eso tan raro: ni mis hermanos, ni mis primos, ni los primos de mis primos, ni los hijos de los amigos de mis papás, ni los primos de los hijos de los amigos de mis papás, ni nadie.

En ese entonces, según recuerdo, sólo existíamos los niños normales: traviesos, distraídos, rebeldes, inquietos, juguetones, curiosos, parlanchines y ruidosos.

Recuerdo muy bien cómo los adultos nos llamaban la atención, haciendo comparaciones graciosas con animales:
– Niña, pareces lombriz… deja de moverte.
– Niña, pareces cotorra… deja de hablar.
– Niños, parecen perros y gatos… dejen de pelearse.
– Niños, parecen caballos salvajes… esténse quietos.

Éramos sucios, olvidadizos, distraídos y desordenados:

– Niños, dejaron la cocina como un chiquero… vengan a limpiar
– Niña, tu mochila parece nido de ratones… saca todo de ahí
– Niñas, sus cajones parecen revoltijo… no salen hasta que los arreglen.
– Niño… ¿estás en la luna? Presta atención.

Algunos éramos de puro 10 en la escuela y otros de puro 6, a algunos nos gustaba leer y a otros no, unos acabábamos rápido la tarea para irnos a jugar y otros se escabullían para jugar antes de terminar la tarea, pero… todos éramos niños normales. Y eso sí: todos andábamos siempre llenos de raspaduras y moretones en las piernas y brazos, pues hacíamos cosas realmente salvajes: nos subíamos a los árboles, saltábamos del columpio, nos caíamos de la bicicleta, nos lanzábamos de cabeza por las resbaladillas y nos deslizábamos por grandes pendientes, subidos tres o cuatro (sin casco ni rodilleras) en carritos con ruedas de baleros.

Durante toda mi infancia y mi juventud, conocí sólo niños normales, pero de pronto…. algo sucedió en 1988, que empezó a brotar en el mundo, como si salieran de debajo de cada piedra, una epidemia de niños con un “desequilibrio químico en el cerebro” (que no es químicamente demostrable) que se llama ADHD o “síndrome de déficit de atención e hiperactividad” y cuyos síntomas, curiosamente, son exactamente los mismos comportamientos que tiene cualquier niño normal.

Se los enlisto, tal como los tiene publicados la Asociación Americana de Pediatría, en: http://www.aafp.org/afp/20010501/1803.html , para que los que son papás de niños normales, se rían un poco:

Un niño con ADHD, dicen los psiquiatras, es el que presenta al menos seis de los siguientes síntomas:

Atención y concentración
1. Dificultad a la hora de establecer un orden en sus trabajos o pequeñas responsabilidades en la casa.
2. Le cuesta "ponerse en marcha" (para vestirse, hacer los deberes.....), pues se distrae fácilmente con cualquier otro estímulo.
3. Presentan problemas para mantener la atención hasta finalizar sus trabajos (hacen dibujitos, se distraen con el lápiz...).
4. Pierden u olvidan cosas necesarias (agenda, abrigo, bufanda, cartera, deberes.....).
5. Parecen no escuchar cuando se les habla.
6. Olvidan realizar sus trabajos cotidianos (cepillarse los dientes, recoger la ropa....).
7. Pueden tener problemas a la hora de seleccionar que es lo más importante.
8. Prestar atención a dos estímulos a la vez (por ejemplo: seguir lo que dice el profesor y tomar notas al mismo tiempo).

Impulsividad
1. Con frecuencia actúan sin pensar.
2. Hablan en momentos poco oportunos o responden precipitadamente a preguntas que todavía no se han acabado de formular (delante de una visita, a clase...).
3. Les cuesta obedecer las órdenes, no porque no quieran obedecer, sino porque no están atentos cuando se les formulan.
4. Suelen ser poco previsores y olvidan planificar (se ponen a hacer sus deberes sin el material).
5. Interrumpen a menudo durante juegos o explicaciones.
6. Tienen dificultades para pensar antes de actuar.
7. Presentan dificultades para planificar.

Hiperactividad
1. A menudo mueven los pies y las manos o se levantan de la silla.
2. Van de un lugar a otro sin motivo aparente.
3. Se columpian sobre la silla.
4. Juegan frecuentemente con objetos pequeños entre las manos.
5. A menudo tararean inadecuadamente con la boca.
6. Hablan en exceso.
7. Durante el juego les cuesta esperar su turno y jugar de forma tranquila.

Les confieso que en 1988, cuando empecé a notar la epidemia de niños con ADHD en el colegio de mis hijos, me preocupé, pues no sabía de qué se trataba tan famosa enfermedad, pero no me gustaba nada ver cómo mis amigas vivían angustiadas por darle a sus hijos el Ritalin u otras drogas alternas: Concerta, Focalin, Metadate, Cidrin, Cylert o Adderall.

Sin saber de qué enfermedad se trataba, me parecía francamente terrorífico que le estuvieran dando estimulantes, sedantes, calmantes, anfetaminas o como quieran llamarlos, a pequeñines de seis o siete años.

Veinte años han pasado desde entonces y en esos veinte años he tenido invitados a mi casa decenas de niños que han sido diagnosticados con ADHD a los que yo misma (qué horror!) les he tenido que dar su Ritalin, Adderall (o algo similar) en horario fijo y dosis exacta, por instrucciones de sus mamás y como condición inexcusable para que se pudieran quedar en mi casa.

Hasta hace unos días (muy pocos) es cuando he tenido la curiosidad de meterme a averiguar qué es esa extraña enfermedad que cada vez ataca a más y más niños de los que conviven con los míos.

Al leer los síntomas y la manera de diagnosticar la enfermedad, no supe si llorar o soltar una carcajada.

Tengo nueve hijos, el mayor de 22 años y el menor de 4. Y todos, absolutamente todos, han tenido a lo largo de su infancia, no seis, sino veintidós de los veintidós síntomas de los niños con ADHD.

Que me regañen los psiquiatras, pero… estoy totalmente segura de que todos esos síntomas son síntomas de un niño sano y normal. Esos síntomas no se curan con sedantes, sino con una sana disciplina y atención de los papás y los maestros.

Ciertamente es más cómodo para cualquier mamá tener a un niño medio sedado, sentadito toda la tarde en la tele viendo películas de Disney, que tener a un niño que brinca en los sillones, hace experimentos con lodo y shampoo, parlotea e interrumpe en todo momento y corre como caballo desbocado. Entonces, entiendo que haya muchas mamás interesadas en darles “pastillitas calmantes” a su hijos, porque es más cómodo, pero… el niño enfermo es el primero y el sano es el segundo.

Ciertamente es más cómodo para las maestras tener un grupo de niños atontados con pastillas, que no se mueven de su silla y mantienen la vista fija en el pizarrón, que tener un grupo de niños normales de siete años que avientan avioncitos de papel, ponen ranas en la silla del maestro, se paran de su silla con cualquier pretexto y se ríen de las tonterías que se les ocurren. Entonces, entiendo que haya muchas, muchísimas maestras interesadas en que los psicólogos les diagnostiquen ADHD y les receten pastillas a sus alumnos, pero… los niños enfermos son los de la mirada fija y los sanos son los otros.

Ciertamente es muy bueno para psicólogos y psiquiatras diagnosticar ADHD a sus pacientes sanos, pues, según leí, dicen que es una enfermedad crónica que no se cura con el Ritalin (ni similares), sino que “el paciente debe aprender a vivir con ella” y de esta manera aseguran un cliente que les pagará periódica y puntualmente de por vida. Entiendo, entonces, que haya muchos, muchísimos psiquiatras y psicólogos interesados en diagnosticar ADHD, pues es una hermosa enfermedad que les asegurará una vejez llena de bonanza.

Se me ocurrió asomarme a los informes financieros de los laboratorios que producen el Ritalín. Los pueden ver ustedes mismos en el siguiente enlace: http://www.novartis.com/investors/product-sales.shtml

Viendo estas cifras, 374 millones de dólares en el 2007 (sólo para Novartis y sólo por el Ritalin), entiendo perfectamente que los laboratorios estén interesados en que se sigan diagnosticando cada vez más niños, adolescentes y adultos, con esta enfermedad.

No creo que sea coincidencia, además, que los laboratorios que fabrican productos químicos para evitar a los niños (anticoncepción), o para matarlos una vez concebidos (DIU y PDD), sean los mismos que fabrican productos para mantener semidormidos a aquellos niños que no fueron evitados ni asesinados a tiempo.

Ya en otras ocasiones he hablado de los intereses que existen en muchas organizaciones por mantener “manipulables” a las personas, para influir en ellas con libertad y así “adueñarse del mundo de las ideas, para lograr que sus ideas sean las ideas del mundo”. Con toda seguridad estas personas también están interesadas en que los niños (especialmente los más listos e inquietos) tomen “pastillas calmantes” y así sean dóciles y manejables por todo lo que vean y oigan en los medios.

Descubrí que, alrededor de este negocio, han surgido nuevos productos creados por psicólogos y comerciantes que también han aprovechado la oportunidad de obtener ganancias fáciles con esta “enfermedad”, cuyos síntomas son padecidos por TODOS, absolutamente TODOS los niños del mundo. Terapias alternativas que ya no usan drogas, pero que son igual de caras, como la llamada Neurofeedback, con la que ahora se venden un sinfín de productos, como cascos, lentes, videos, juegos interactivos, libros, manuales, cuadernos y todo lo que se le pueda vender a un padre preocupado por mantener quieto a su hijo “hiperactivo”.

Seguramente pronto aparecerá algún oportunista que, aprovechando esta suculenta veta financiera, abrirá colegios, academias y universidades especiales para niños con ADHD, centros de ayuda para padres de niños con ADHD, gimnasios, viajes, dietas y cruceros especialmente diseñados para personas con ADHD y cosas por el estilo.

ADHD… ¿una farsa? ¿un grandísimo negocio? ¿comodidad para las maestras? ¿flojera de las mamás? ¿interés por mantener “manejable” a una buena parte de la población?. Creo que es todo eso.

Seguramente habrá muchos que me lean y digan que el Ritalin les salvó la vida, porque su hijo verdaderamente era insoportable. Muy bien, no niego que esto sea posible. Siempre han existido niños con desórdenes psicológicos que necesitan tratamientos y terapias especiales, sobre todo, aunque no necesariamente, cuando provienen de familias disfuncionales.

Sin embargo… esto es un exceso. Según un estudio de la clínica Mayo, el 7.5% de niños entre 6 y 19 años en USA padece ADHD. ¡Eso son 7 millones de niños! . No pretendo negar que existan algunos casos reales con problemas reales, pero… aquí hay claramente un abuso en el diagnóstico.

Si a mi hijo le diagnostican Anemia, puedo ver en los análisis de química sanguínea la falta de hierro; si le diagnostican Leucemia, puedo ver el exceso de leucocitos en una biometría hemática; si le diagnostican Cáncer, puedo ver en la biopsia las células mutantes.

¿Cuántos de ustedes, cuyo hijo ha sido diagnosticado con ADHD, han recibido los análisis químicos en los que se ve, en números y porcentajes, el “desequilibrio químico” en el cerebro de sus hijos? Hasta donde pude leer, no existen dichos análisis. ¿O sí?

Y, claro, como no hay evidencia química del tal “desequilibrio químico”, algunos han inventado que lo que sucede es que no es “químico”, sino “genético”. Ah… pero no nos dicen cuál es el daño cromosómico en los genes, pues ni siquiera analizan los cromosomas en el diagnóstico. ¿O alguien ha visto los cromosomas dañados o diferentes de su hijo con ADHD? Creo que este es un cuento aún más grande que el otro.

Hay quienes no se atreven a usar la palabra “genético” y dicen que es un mal “hereditario”. Por supuesto que los síntomas lo son, pues un hijo de padres inquietos y parlanchines, aprenderá los comportamientos de sus padres y los imitará. Pero… eso no es herencia, es simple imitación y no es una enfermedad, ni de los padres, ni del niño.

El asunto es que a todos… los del “desequilibrio químico”, los del “daño genético” y a los que lo adquirieron por “herencia”, a todos por parejo, los medican para controlar los síntomas.

Al leer la descripción de la droga, su manera de actuar y las contraindicaciones, también me quedé helada. Yo no le administraría a mi hijo una droga que tiene diecisiete páginas de contraindicaciones y warnings acerca de sus efectos secundarios, sin una comprobación científica de que esa droga equilibrará de nuevo la química supuestamente desequilibrada de su cerebro. ¿han leído esas contraindicaciones y advertencias? Son aterradoras, hablan de daños cardiovasculares, hepáticos, oculares, recesión en el crecimiento, infertilidad, alucinaciones, anorexia, psicosis, pesadillas, agresividad, hasta casos de muerte. No estoy inventando, las pueden ver aquí, publicadas por el mismo laboratorio: http://www.pharma.us.novartis.com/product/pi/pdf/ritalin_ritalin-sr.pdf

Lo que más me preocupa del tema, es el daño inmenso que se les hace a las almas de esos chiquitos. A los niños que han sido diagnosticados con ADHD se les convence de que “son incapaces de controlarse a sí mismos sin ayuda de la droga”. Eso me aterra. ¿Qué será de esos niños cuando sean unos adultos, convencidos de su incapacidad de controlar sus acciones? A estos niños ya no se les puede hablar de esfuerzo o ganas de aprovechar la fuerza de su carácter y sus pasiones para alcanzar la perfección cristiana. Están totalmente convencidos de que son incontrolables y que si no toman sus pastillas, no son responsables de sus actos y además son totalmente incapaces de hacer algo bien.

Ya termino, porque debo ir a atender a nueve hijos que, hablando en serio, los nueve tienen todos y cada uno de los síntomas de ADHD y… no están controlados con Ritalin ni nada parecido, así que… los tengo que controlar yo, con pura disciplina y amor.

Les agradeceré sus comentarios, pues tengo a muchas amigas y personas muy queridas metidas en este problema. En verdad es algo que me preocupa.

Lucrecia Rego de Planas

Comentarios al autor: lplanas@catholic.net



Atte.
Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 130408
Reedición:
Publicar un comentario