lunes, octubre 20, 2008

Respuesta a un documento semi "escéptico"

...
Estimados lectores:

adjunto a continuación una respuesta a un texto ingresado en la lista unifagrupo@gruposyahoo.com.ar por un miembro de la lista llamado Pere quien no sería el autor (sino quizás Mario Méndez Acosta, quien sería autor del artículo titulado “La Religión OVNI”) y cuyo texto está al final para su revisión. En las siguientes líneas adjunto mi respuesta a tal carta que puede que a algunos les interese y que he titulado "Acotación a un documento escéptico".

Acotación a un documento escéptico

el texto mencionado por Pere es muy interesante pero tiene una gran falencia que es la típica que tiene mucha gente que no conoce le tema en profundidad y que nunca ha tenido (o incluso nunca recuerda haber tenido) una experiencia paranormal y/u OVNI genuina que le de cierta luz respecto del tema.

Obviamente existen sectas en todas las labores del mundo, desde la política, el área económica y lo que sea, algunas que no prepresentan peligro y son solo sectas en el sentido de la definición de la palabra (que a su vez contiene 2 acepciones) y otras que se llaman cohercitivas que son tanto o más peligrosas aún que algunas de las que menciona el autor del documento presentado.

Este autor no tiene idea que si existe suficiente material que merece el calificativo de OVNI y que ha sido analizado a través de los variados métodos científicos que existen según sea la naturaleza del registro. Le sugiero al autor de dicho documento investigar más antes de proponer estas ideas y publicarlas como documento ya que está en parte errado pues evidencia científica de fenómenos inusuales existe de manera segura y de hecho análisis hechos públicos hay varios y realizados por profesionales competentes. Lamentablemente lo que algunos entienden por OVNI no tiene porqué ser lo que otros entiende por ese término y allí radica uno de los grandes problemas sobre esta materia, una diversidad de signifiaciones sobre un mismo fenómeno.

Ahora bien, una foto o video que muestra un OVNI o fenómeno aéreo anómalo no identificado no significa que estemos ante la presencia de seres inteligentes sino simplemente de algo que quedó registrado en un dispositivo de impresión análoga o digital. De allí a suponer que algo solo existe si es que se deja llevar a un laboratorio en el mundo y estar a disposición de "supuestos investigadores serios" eso ya es otra cosa pero si seguimos con esa idea no estamos lejos de un tercer reich o de la vuelta de los nazis. El mundo no se basa solo en un asunto físico sino que cada ser humano tiene una idea distinta de la realidad por mucho que esta parezca común a todos y se debe en parte a que cada ser humano es educado en diversos medios y culturas, y además cada ser humano tiene una condición neurofisiológica y perceptiva-cognitiva distinta y por ello suponer que "todos" deben comportarse de una manera similar es simplemente no entender nada de la vida y de la realidad.

Obviamente vivimos en un mundo occidentalizado en el cual se hace hincapié en lo físico y lo concreto y se denigra tanto como sea posible lo espiritual y lo religioso y se le trata de mito y mentira a todo lo relacionado sólo porque existes ciertas incoherencias y cosas que no corresponden a la realidad en parte de las culturas y credos, pero de allí a creer que todo lo espiritual y religioso es falso y no tiene un fondo es ya caer en uan ignorancia extrema y estas personas son un peligro para la humanidad, tal como lo fueron Hitler y sus sucesores, pues no tienen mucho respeto por la vida humana aunque predican al respecto. Gente así que ve todo como un asunto de "ley de la selva" y que poco menos "todo está permitido" y "sólo existe lo que se pueda probar en un laboratorio" no son más que personas que han llevado a un extremo sus ideas y olvidan que ellos no son más que uno entre millones de seres humanos que habitan este planeta y que no pueden imponer sus ideas a los demás. Además no son más que seres humanos que al igual que los demás, morirán indefectiblemente en una tumba y poco habrán valorado los misterios de la vida desde una perspectiva más respetuosa y acertiva. Cada ser humano vive un misterio y denigrar esta realidad es tratar a cada ser como una cosa, lo que equivale a cosificar al ser humano.

Sobre la existencia de sectas en la parapsicología y la ovnilogía eso no es una novedad, pero lo que más da pena es que por lo general se mencionan solo los grupos que hacen cosas que están a veces fuera de lo permisible en cuanto a respeto a la vida humana y a las ideas de los demás, pero lo bueno que pueden haber hecho y estar haciendo grupos no sectarios que investigan estos temas no se divulga, sino que no se menciona porque no conviene. Esa actitud es típica de personas que son escépticos sectaristas o quizás pseudoescépticos que de conocimiento real del método científico (que usan como escudo de armas) por lo general nada tienen más que una pincelada de wikipedia y alguno que otro curso en algún lado pero aún así se creen "científicos". Son tan sectarios como los sectarios que critican.

Obviamente existen programas militares científicos que prueban en seres humanos distintas drogas o fenómenos físicos que las víctimas o "conejillos de indias" desconocen, y de eso hay material de sobra en internet que más allá de ser oficial puede no necesariamente ser veraz pero algo hay al menos para entender que existen experimentos prohibidos y poco éticos que se desarrollan en personas y en donde el tema de lo paranormal y lo OVNI y lo espiritual sale a flote. Por lo general lo escépticos son los que menos divulgan estas noticias e informaciones porque no les conviene y allí se puede ver nuevamente que muchos de los así autodenominados "escépticos" no son más que personas que desinforman a propósito u omiten información que no les convendría divulgar. Por ello es que son personajes tanto o menos creíbles que los mismos sectaristas de grupos con credos algo extremos y a veces peligrosos. Entre los pseudo-"escépticos" habría que citar distintas escalas y extremos y orientaciones, alguna menos peligrosas y menos sesgadas que otras pero de verdaderos "escépticos" poco y nada tienen.

Finalmente lamento las críticas que el autor del documento hace del trabajo de John Mack y eso demuestra que no es una persona profesional en el tema y que no investiga casos a fondo o simplemente no les llegan pues en su calidad de escéptico la gente con experiencias o supuestas experiencias inusuales los reniega, cosa que haría cualquiera de nosotros cuando se nota la disposición negativa y cerrada de una persona a escuchar el relato de la experiencia de alguien con mente abierta y crítica pero sabiendo desde ya que uno puede aportar a la explicación de un caso pero nunca resolverlo al 100% como algunos creen, como si se tratase siempre de un asunto detectivesco tipo hollywood.

Como última cosa lamento mucho que los así llamados "escépticos" sólo se quedan atragantados con la estrategia de criticar el tema OVNI en su supuesta asociación con seres de otros planetas, cosa estoy de acuerdo en parte pero que no es siquiera una mínima parte de las diversas posibilidades de explicación de tantas experiencias distintas.

Antes de terminar quiero rescatar el comentario de Adolfo Gandín que efectivamente es así tal cual como lo comenta y lo conozco por experiencia propia pero explicarle eso a una persona que se dice "escéptico" es casi un imposible aunque algunos de ellos tienen la suficiente inteligencia para descubrir que así como se manejan las cosas en las instituciones basadas en el método científico se denigran o se niegan o se eliminan las evidencias de asuntos relacionados con ciertas materias tabbu como los ovnis, pero no obstante existen documentos completos de avistamientos de fenómenos aéreos anómalos (algunos clasificados como OVNIs) por parte de astrónomos usando instrumental científico. Le recomiendo nuevamente al autor del documento que revise http://www.scientificexploration.org/ y http://www.ufoevidence.org/ especialmente en la sección http://www.ufoevidence.org/topics/physicalevidence.htm

Se que aunque uno les recomiende estos links a ciertos "escépticos" aún así eso no va a ayudar de mucho porque varios de estos personajes son tan cerrados de mente, de alma, de inteligencia y de capacidades cognitivas que informarles de otras posibilidades de explicación de tantos diversos fenómenos es algo inaceptable para ellos y sus cosmovisiones. Al menos uno cumple con informarles y a veces incluso creo que estas respuestas sirven más a personas con verdadera vocación de informarse más que para responder a personas que se dicen "escépticos" pero que de ellos poco y nada tienen, sino más bien son una clase distinta de "fanáticos" y "sectaristas".

Saludos y que estén muy bien

Gracias por dejarme opinar.
Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 201008
Reedición: 231008

del día 19/10/08

Los suicidios colectivos que han intentado o consumado varias sectas
religiosas, integradas por creyentes en el origen extraterrestre de
los llamados OVNIS, revelan hasta qué grado este tipo de
superstición seudocientífica se está convirtiendo en una religión
hecha y derecha. Uno de los precursores de esta tendencia es sin
duda el jesuita español Salvador Freixedo, quien fue de los primeros
en dar una visión redentorista y apocalíptica a la supuesta llegada
de cientos de especies extraterrestres a nuestro planeta.

En cada vez mayor escala, los grupos de creyentes en todo el mundo
abandonan toda pretensión de estar llevando a cabo una labor
científica y se adhieren al esquema sectario que les garantiza,
desde luego, la posibilidad de obtener más dinero por parte de una
feligresía sujeta a diversas formas de control mental, como el que
ejercía Marshall Applewhite entre los miembros de la secta
denominada Puerta del Cielo, o el que manejaban los jerarcas de la
Orden del Sol, cuya sede se hallaba en Suiza.

Influye también en dicha tendencia el poco o nulo éxito que han
logrado los proponentes del origen cósmico de los OVNIS para
convencer a científicos serios de que su visión merece, al menos, un
examen somero de parte del establecimiento científico. Esta falla en
lograr la respetabilidad que los ha eludido desde hace más de
cincuenta años desespera a muchos de ellos, quienes prefieren
refugiarse en una visión más emotiva e irracional.

Los postulados de los ovnílatras modernos se alejan cada vez más de
cualquier visión científica y autocrítica. Confrontados ante el
hecho de que en la Tierra no se reciben señales de radio, que sin
duda abundarían en el cosmos si en él existieran las cientos de
civilizaciones avanzadas que según ellos nos visitan con gran
frecuencia, no vacilan en asegurar que el sistema de comunicación de
todos los E.T. se basa en la telepatía, aún cuando ésta no se haya
podido documentar y menos aún comprobarse por medios experimentales.

Miles de astrónomos profesionales y aficionados se dedican a vigilar
la bóveda celeste en busca de cuerpos extraños que se aproximen a la
Tierra o al Sistema Solar, con la idea de identificar antes que
nadie algún cometa o asteroide que, si es visto por primera vez,
llevará el nombre del descubridor. La vigilancia es tan estrecha y
refinada que pueden detectarse objetos del tamaño de un auto mediano
a la distancia de la Luna.

No obstante, nunca se ha detectado algo de origen claramente
artificial, y estos hechos tienden a demostrar que todo lo observado
por los cazadores de OVNIS son objetos o fenómenos originarios de la
Tierra, y no pasa de ser un ejercicio interesante de identificación
el determinar de qué se trata. Pero los creyentes sinceros señalan
que los OVNIS no necesitan llegar de lejos por el espacio cósmico en
su viaje hacia la Tierra, sino que se materializan ya en nuestra
atmósfera o en sus cercanías. Al no usar ondas de radio para
comunicarse o para navegar, o bien al aparecer de pronto en nuestra
atmósfera, se hace imposible refutar o demostrar su existencia, con
lo cual se colocan de plano al margen de toda investigación
científica, y todo se vuelve un asunto de fe.

La religión que sostiene la existencia de los OVNIS muestra
diferentes facetas en todo el mundo. Así, la secta de Freixedo,
quien por cierto publicó en la revista española "Enigmas" un
artículo terriblemente agresivo contra el fallecido Carl Sagan,
motivado por las críticas de éste en contra de las sectas ovnílatras
en su libro "El Mundo y sus demonios", afirma que hay más de
doscientas especies de extraterrestres ya establecidas en la Tierra,
quienes colaboran con los ejércitos de algunos gobiernos como el de
los Estados Unidos. Según este grupo, en enormes subterráneos
ubicados bajo las bases del Ejército estadounidense, dichos
extraterrestres trabajan con los científicos de ese país en la
realización de interminables experimentos genéticos, y asegura
también que colocan implantes electrónicos miniaturizados en el
cerebro de las personas; sin embargo, no ha podido presentar ninguno
de estos objetos.

En México ha funcionado durante muchos años un grupo llamado Comando
Ashtar, que desde hace más de un decenio espera la llegada de los
extraterrestres para desalojar el planeta, y publica pequeños
anuncios en los diarios capitalinos, con mensajes misteriosos, lo
que ha ocasionado que algunos despistados lo consideren como parte
de la conspiración para matar a Luis Donaldo Colosio.

El grupo Los Vigilantes busca los OVNIS descritos por el locutor
Jaime Maussán, quien se ha asociado a una secta ovnilátrica, llegada
de Italia y llamada Fratellanza Cósmica, cuyos miembros se
identifican con el lema Nonsiamo soli (no estamos solos), y su
santón es un individuo que se hace llamar Bongiovani, un supuesto
contacto estigmatizado. Esta secta tiene relación con la denominada
Nuevo Milenio, que dirige el ovnílogo James Hurtak, uno de los
promotores del mito del rostro rocoso en Marte, quien intentó echar
por tierra los datos obtenidos por la sonda Surveyor.

La mitología OVNI en los Estados Unidos se centra en los supuestos
secuestros o "abducciones" que los extraterrestres cometen con los
ciudadanos de ese país. Según John Mack, un psiquiatra promotor de
esta creencia, los alienígenas han raptado ya a más de dos millones
de estadounidenses, pero se ha enfrentado al hecho de que, por
ejemplo, en otros países como México, ese fenómeno prácticamente es
inexistente pues, por el contrario, aquí nuestros OVNIS se preocupan
más por supervisar la actividad volcánica del Popocatépetl, una
diferencia en los intereses de los extraterrestres, indicadora de
que la creencia tiene más bien orígenes culturales, sin referencia a
fenómeno real alguno. Sin embargo, Mack no vacila en su fe y señala
que los visitantes tienen, sin duda, planes distintos para cada país.

Se calcula que unos tres mil individuos en todo México son miembros
militantes de alguna de estas sectas ovnilátricas, lo cual es
preocupante, ya que aparte de la explotación económica inmisericorde
de la que son objeto, cada uno de ellos deja de funcionar como un
ciudadano razonable, preocupado por lo que realmente sucede en el
país, y queda de hecho inutilizado, sobre todo si es joven, para
seguir alguna carrera científica seria.

Este artículo fue publicado en la revista "Ciencia y desarrollo" No.
144, enero-febrero de 1999, páginas 88-89, sección "La ciencia y sus
rivales".

...
Publicar un comentario