lunes, octubre 05, 2009

Confusiones sobre el término "halucinación"

...
Estimados lectores:

quisiera referirme de nuevo y brevemente al tema de las halucinaciones que tanto me interesan de modo de advertir el mal uso que se hace de esta palabra a la hora de usarla para describir experiencias inusuales de otras personas. Quiero indicar ciertos puntos que incluso se pueden presentar de manera práctica con casos o ejemplos.

Me referiré al caso en donde interactúan dos personas y en donde una primera persona (que llamaré el supuesto "estimulador") se acerca a una segunda persona (a la que llamaré el "testigo " o "perceptor") sin que esta lo note inmediatamente y producto de ello esta segunda persona reacciona de manera "desmedida" casi como si estuviera en un peligro.

Uno podría considerar varias situaciones como por ejemplo que la segunda persona está desatenta y no se percata en el momento del acercamiento o de la presencia de la primera persona, cosa que nos puede haber ocurrido a todos de día y de noche. Incluso podríamos considerar que la segunda persona está distraída o dormitando o incluso durmiendo.

También es necesario que consideremos el hecho de que el lugar en el cual ocurre el suceso puede estar en una condición entre dos estados extremos como son con luz de día y en penumbras respectivamente y entre ellos haya varias posibilidades en las cuales el juego de luces y el estado alterado de conciencia de albos juegue un rol en la experiencia que quiero presentar más adelante.

Supongamos por ello un caso particular en el cual estamos de noche cuasi en penumbras y hay luces que provienen de algunos puntos pero son luces tenues como por ejemplo de los faroles de la calle o de autos que pasan por la avenida, o de la luna que traspasa los vidrios o incluso luces internas en el lugar como pequeños focos dentro de la casa en otras habitaciones así como leds o pequeñas luces provenientes de equipos electrónicos (como las luces azul, o rojo o verde o blanco que provienen del panel de los TV indicando que está en standby o el reloj o la hora u otra información que se proyecta de los equipos de música aún estando en estado apagado).

Muchas de estas luces adquieren gran importancia de noche cuando la penumbra u oscuridad es grande y más aún lo son si una persona (nuestro testigo o perceptor) abre los ojos estando anteriormente durmiendo dado que la vista se ha acondicionado a la falta de luz, en cuya situación puede ser normal que algunos reaccionen de manera rápida tratando de entender qué está ocurriendo y porqué están teniendo que ver esa luz y en algunas situaciones puede haber una reacción rápida de algunos testigos con un aumento súbito en la actividad circulatoria cardíaca lo que se ve reflejado en una suerte de taquicardia. En otros casos por el contrario algunos testigos responden de manera lenta pero mirando fijamente el foco o fuente de la luz tratando de despertar para poder estar cada vez más conscientes de la presencia de esa luz. En otros casos esta actividad luminosa puede ser desapercibida y el testigo no le dará importancia o ni la recordará y en otros casos como por ejemplo bajo algunos efectos sedantes producto de la ingesta de drogas o alcohol o producto de un cansancio extremo pueden incluso apreciar la presencia de la luz pero no darle importancia o no poder controlar el cuerpo para atender a ese episodio.

En este sentido es importante recordar que aún siendo importante el tipo de luz que se le presente al testigo más significativo será la noción que logre este descubrir sobre la naturaleza de esa experiencia contrastándola de manera rápida a experiencias por este ya conocidas aunque eso no implique que durante ese ejercicio a veces incluso inconsciente el testigo sufra cierta arritmia o taquicardia.

En relación a la propagación y curso de los haces de luz, también es importante considerar la presencia de superficies reflectoras dentro del recinto que pueden influenciar en el rebote del haz lumínico ya que la luz que proviene de los puntos originarios se refleje en estas superficies y llegue a ser perceptible por el testigo en algún momento dado llevando a que los sentidos de la persona reaccionen incluso de manera inconsciente e informen a la persona vía sueños o posibles estados de consciencia. Nótese que esta luz quizás ya lleve bastantes segundos presente en el lugar e irradiando en parte hacia la zona ocular del testigo pero puede que el cuerpo no siempre tenga la posibilidad de reaccionar o valorar ese hecho entre varios posibles estímulos presentes.

Incluso basta que una persona que está durmiendo se coloque en una posición tal que permita que la luz llegue directamente a los ojos para que estos aún estando cerrados noten este estímulo lumínico.

También es importante decir que son relevantes los tipos de superficies por los cuales los haces de luz son en parte absorvidos y en parte reflejados y/o refractados, siendo el primer caso las murallas y el segundo los vidrios respectivamente. Una muralla blanca permitirá que la luz incidente se refleje o note mejor que en una muralla más opaca. Un vidrio trasparente actúa de manera distinta que un vidrio opaco o incluso irregular (con partes corrugadas) puesto que generarán un efecto óptico distinto que se proyectará al testigo.

Supongamos ahora el caso puntual inicial de estas dos personas que están en un recinto. Supongamos que es de noche y ambas personas duermen. Uno de ellos se despierta de noche y debe caminar por un sector que está cerca de aquel en donde duerme el segundo habitante (inquilino). Supongamos ahora que en el momento en que el primero se acerca a ese lugar en donde el segundo está durmiendo, esta segunda persona comience a agitarse o a comportarse de manera extraña incluso hablando como con miedo o como reaccionando a una presencia.

La persona que iba caminando no sabrá bien en relación a qué está reaccionando esta segunda persona y quizás puede incluso suponer que este se dirige a él dado que no "habría nadie más en el recinto". Si todo está oscuro el primer inquilino no entenderá bien el porqué de esta reacción algo inusual del segundo inquilino.

Supongamos ahora que se da la misma situación pero que el primer inquilino enciende la luz para alumbrar su camino antes de dirigirse al lugar que le interesa y en cuyo trayecto se pasa cerca del segundo habitante. Si ocurre la misma reacción por parte de la segunda persona el primero podrá tener un poco más de luz para poder observar al segundo y tratar quizás intuitivamente de ubicar su cabeza para poder verificar la actitud de esta persona y ver si es que este se está dirigiendo a él, o está soñando como un sonámbulo o está tratando de advertir de algo más.

Quizás ocurra que el segundo reaccione a la presencia del primero ante su actividad cercana ante lo cual el primero suponga que que este no lo ha notado y que está halucinando siendo que en realidad no hay nadie más, siempre y cuando este verifique lo contrario cosa que por lo general es raro que ocurra porque muchos supondrán de partida que en casa no hay nadie más a menos que se viva con la idea de que puede tratarse de un asalto o de una emergencia (un incendio o algo así). Pero puede ser que el testigo haya notado de alguna manera luz o un fenómeno luminoso en el cual el origen es el foco encendido por el primero para poder guiarse en la oscuridad, y que incluso debido a este movimiento el haz de luz se modificó en dirección del testigo y este interpretó que estaba viendo o percibiendo una sombra o un fenómeno de luz cambiante, pero esta interpretación o percepción no necesariamente la tendrá el primer inquilino quien quizás suponga que el testigo está simplemente halucinando siendo que en realidad no se trata de una halucinación real sino de una percepción a medias de un fenómeno real existente pero no bien apreciado.

Ahora bien, también puede ocurrir el caso de las simultaneidades o sincronías, el caso más complejo, en el cual se presenta efectivamente un fenómeno desconocido y que es percibido por el testigo y que le genera una reacción singular y rara al primer inquilino, quien cree que este comportamiento se debe a la presencia de la luz y a la no advertencia por parte del testigo de su presencia cercana.

Pero cómo saber qué es lo que está percibiendo el otro si es que no estamos en su cuerpo o sentido? Por lo general algunos aplicarán el sentido común y lo más fácil en cuanto a que de haber algo tiene que ser lo normal o lo más probable, pero en el asunto de lo paranormal justamente estas ocurrencias se dan y generan aún más complicación porque en parte el primer inquilino puede decirle en el momento o posteriormente que es él el que está desplazándose por el lugar y que no hay nadie más (o que este no aprecia nada extraño) pero el testigo quedará con las dudas en cuanto a discriminar la fuente del estímulo recibido.

Se que explicar todo esto es engorroso, pero la idea es presentar un caso en el cual no es tan fácil dirimir si una persona está halucinando o no.

En este sentido entonces estamos en presencia de sucesos o episodios de una comprensión difícil o que pueden llevar a un error simple y que por lo general se cree o se está incluso seguro a veces que solo se trata de una "halucinación".

Recordemos que incluso puede darse el caso en que la primera persona que cree que fue mal percibida por el testigo, se haya colocado en una posición en la cual el perceptor no haya podido reconocerlo adecuadamente o incluso más, que la presencia de esta primera persona haya generado un efecto indirecto que haya sido captado por el testigo.

Por ejemplo, si esta primera persona se presenta en el lugar en donde está la segunda persona sin que esta reaccione inmediatamente no implica necesariamente que el testigo no lo haya notado pero puede que inconscientemente el cuerpo de este haya percibido "algo" que le haga activar una respuesta de manera lenta (incluso a veces rápida como los así denominados reflex) de modo de atender al estímulo e identificarlo. Más aún, si el testigo está desatento o dormitando o incluso durmiendo es posible que la percepción de esta presencia sea aún menor pero nunca inperceptible o nula.

Además muchos reconocen algo en el momento mismo de la presencia de la primera persona pero dado que están durmiendo ese reconocimiento queda en la memoria del sueño y no en el de la vigilia.

Por ello lo de la halucinación parece un tema trivial pero si lo analizamos con mayor detalle descubriremos que no es tan fácil llegar y concluir eso por mucho que quizás estemos en lo cierto. Esa seguridad de algunos en relación a llegar y tachar una experiencia como una simple halucinación muestra el descuido que se comete, especialmente cuando no se preguntan mayores detalles.

Algunos simplemente procesan la experiencia de la siguiente manera: 1) el visitante (el testigo o paciente) indica que vió luces extrañas de noche y que le parecieron que se comportaban de manera inteligente y eso le generó temor; 2) no existen otras inteligencias y por ello lo ocurrido no es lo que el testigo cree sino que se trata de una halucinación; 3) se le indica al testigo que lo vivido no es más que una alucinación típica y que no debe hacerse problemas.

El problema de este modo de pensamiento radica en el hecho de que es un problema grande para aquellas personas que efectivamente han vivido experiencias paranormales genuinas y que en busca de una ayuda recurren a profesionales de la salud mental que no son cuidadosos y desconocen en absoluto la existencia de otros seres y sus modos de manifestación y por ello estos aún creyendo que se actúa de manera científico en razón a la verdad lo único que terminan haciendo es no aportar conocimiento válido alguno al testigo (conocimiento acertado en relación al fenómeno descrito por el testigo) con lo cual logran a veces confundir más al visitante o narrador, o generarle dudas de su capacidad de percepción, o frustarlos en su intento de explicarse correctamente lo que vivieron y en el peor caso incluso hacerles creer que están enfermos o están en un proceso en el cual hay episodios enfermizos y que por ellos deben someterse a alguna terapia o tratamiento.

Craso error que de seguro se comete más que frecuentemente por parte del grupo de supuestos "especialistas en salud mental"! Pero lamentablemente esa es la realidad y por ello es necesario que muchos de estos testigos se informen adecuadamente de otras posibilidades de explicación a sus experiencias en especial si lo que les explicasen los facultativos médicos o psicológicos no concuerda con lo que ellos saben que es la naturaleza especial de lo vivido.

Concluyo preguntándome cuántas personas han sido mal diagnosticadas y que incluso han sido víctimas de la incredulidad por parte de los especialistas en salud mental? Cuántas veces nos hemos encontrado con esa mirada incrédula y sonrisa socarrona de estos especialistas que nos quieren indicar que ellos tienen la razón y que son los expertos en el tema y que no podemos siquiera pretender proponerles una explicación alternativa. Obviamente esa actitud por parte de estos profesionales está lejos del espíritu científico y solo muestra un sectarismo y una falta de cuidado y deseo de llegar a la verdadera y real explicación de lo que le ha acontecido al testigo que narra su experiencia. Más aún me pregunto si puede el especialista en salud mental siquiera darle una ayuda al testigo siendo que quizás jamás en su vida ha vivido experiencias de esa naturaleza e incluso experiencias del tipo halucinatorio según el paradigma de los psiquiátras escépticos de la existencia de lo paranormal?

Obviamente no, no pueden dar consejos correctos y menos entender lo importante que esto significa para el testigo pues este necesita asimilar la experiencia, entender porqué le ha ocurrido aquello y qué puede esperar de allí en adelante luego del episodio inusual y más aún tratar de darle un sentido y un significado al hecho. Por ello es que llamo a los testigos a no derivar enteramente en los supuestos especialistas en salud mental, la explicación a los casos que les ha tocado vivir, sino que simplemente tratar de buscar consejos en ellos pero nunca la última palabra de lo ocurrido pues estos no han vivido la experiencia sino Uds. como testigos, por lo cual los demás nos los pueden entender incluso por mucho que sean bien intencionados y por mucho que estos se interesen en el tema y quisieran poder vivir o percibir lo que los testigos han experimentado en carne propia.

Saludos
Atte.
Michel
Edición: 061009
Reedición:

Fín del artículo!
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog)
...
Publicar un comentario