domingo, agosto 29, 2010

Aspectos que los familiares y conocidos de testigos de lo inusual conviene que sepan

...

Estimados lectores:

quisiera mencionar brevemente algunos aspectos que conviene que los familiares de testigos de lo inusual conozcan.

Respecto de los testigos existen tres casos básicos:
1) los que viven experiencias benignas
2) los que viven experiencias no benignas
3 ) los que viven experiencias mixtas

En el primer caso por lo general estos no requieren mucha ayuda porque por lo general el trauma de la experiencia es distinto si es que llega a generarse ya que los problemas están quizás, por dar un ejemplo, en el hecho de que los demás que escuchan este tipo de comentarios por parte de los afectados (en el buen sentido) quieren poder tener ese tipo de experiencias o se ven menos que los afortunados y quizás en algunos casos haya envidias o celos o exigencias fuera de lugar a ellos siendo que estos no necesariamente son los que generan estas experiencias especiales pero a veces estos ocurren en presencia de ellos.

Distinto es el segundo caso (y en parte también del tercer caso) de alguien que vive experiencias perceptivas que otros no aprecian pero que generan ansiedad, confusión y complicaciones en los afectados. A los familiares de ellos que tratan de ayudarlos lo mejor es proponerles que le indiquen a sus conocidos que por ahora nadie más que él (el familiar o conocido afectado) podrá entender lo que le está pasando y que por ello es importante que él/ella entienda que por mucho que los demás quizás quieran imaginarse su situación esto será muy complicado porque al no estar ellos viviendo la experiencia como el afectado lo percibe no pueden siquiera saber cómo los afecta.

Por ello es importante que el “contactado” entienda que toda la información que este mencione a los demás respecto de sus experiencias generará complicaciones con ciertas personas que están educadas y sesgadas en cuanto a no creer en este tipo de experiencias sino peor aún, en negarlas y generarles inconscientemente problemas a ellos. Por ello se propone que los que viven experiencias inusuales sean muy cuidadosos en mencionar este tipo de sucesos.

En cierto sentido no se trata de que ellos se queden callados respecto a sus experiencias y todo lo que ello genera sino que es bueno sugerirles que entiendan que si la experiencia le está pasando a ellos como testigos o “contactados” es porque es para ellos primeramente y no directamente para otros. Más aún, puede ser que existan otras personas en el momento en que ellos viven experiencias pero quizás no puedan percibir lo mismo que ellos y ni siquiera saber que están percibiendo algo, es decir, no se percatan de nada. Cómo esperar que estas otras personas entiendan lo que les está pasando?

Por todo lo anterior conviene que estos testigos primeramente pasen la dura fase de poder entender el porqué les está ocurriendo todo aquello y recién después tratar de encontrar ayuda en los demás porque para esperar que el resto te ayude es necesario primero entender bien qué es lo que se está viviendo para poder explicárselo a los demás y dado que muchas de estas experiencias no necesariamente son fáciles de entender menos lo son a la hora de explicarlos porque la narración no tendrá referente alguno en el cual los oyentes puedan apoyarse.

Por mientras sería muy afortunado que los amigos o familiares o conocidos del afectado sepan de la experiencia y sin presionarlo le vayan preguntando de vez en cuando respecto de esas experiencias de modo que el afectado sepa que puede contar con ellos al menos para liberarse de la presión y sensación de no poder compartir con nadie ese tipo de experiencias en busca que alguien lo entienda o que incluso lo pueda ayudar con consejos específicos basados en experiencias similares.

En este sentido hay además un punto adicional que es importante que el afectado (contactado) recuerde que por esto último los especialistas en salud mental son los que menos puedan entender estas cosas y creerán que está con problemas psiquiátricas o psico-fisiológicos y etc etc que terminarán complicándolo/a mucho. Por ello es muy importante que los “afectados” hagan un gran esfuerzo en no reaccionar de maneras muy violentas o extremas que puedan llevarlo a generar temor en los demás en cuanto a auto-lesionarse o llevar a otros a situaciones riesgosas.

Del mismo modo es importante que no cuestionen al afectado/a pero si que lo/a escuchen con cuidado y que vean cómo es el proceso por el cuál está pasando. No se trata de que las personas relacionadas a esta afectado/a crean todo lo que cuente y de hecho no lo pueden hacer pues para ello tendrían que vivir la experiencia y aún así es muy complejo porque ocurren situaciones que no son muy fáciles de entender y asimilar y que llevan incluso tiempo y mucha confusión en algunos casos.

Lo más importante es que el afectado no deje de hacer actividades sociales, es decir, más allá de recluírse de manera natural para darle un tiempo a sus experiencias para poder entenderlas que no deje de hacer cosas como compartir en sociedad, con los amigos, en actividades sociales, laborales, sentimentales, etc. Si es que logra asimilar bien la experiencia y esta no lo afecte muy profundamente en el largo plazo (aunque si en el principio y los siguientes meses) es posible que descubra que por muy profunda y trascendente que sea el suceso inusual vivido eso con el tiempo podrá ir volviendo a una normalidad “algo cambiada” pero que seguirá siendo parte de la realidad que vive pero que incluirá un factor distinto y una realidad adicional que es lo paranormal. Una vez que pueda volver a la “normalidad” su vida seguirá siendo la de antes del suceso pero consciente de que fue afortunado (y/o desafortunado) en vivir un hecho que le permitirá descubrir algo más que es necesario considerar y que no ocurrió de manera gratuita sino que tiene un sentido que debe ser entendido y buscado con el tiempo aunque parezca muy fácil decirlo y en realidad no lo sea.

Un caso muy distinto es aquel que ocurre con personas que son testigos frecuentes de este tipo de experiencias y que generen traumas severos. Aún en esos casos hay posibilidades de salir bien adelante, pero se requiere de una cuota de paciencia extra y al final un premio mayor también si es que se sabe descubrir el trasfondo de lo vivido y entender que no es el único que ha vivido (o que vive aún) esas experiencias y que conocer esa realidad permite descubrir un aspecto de la vida que no todos logran descubrir y que quizás no todos puedan llegar a vivir por mucho que lo busquen y se predispongan a ello. Esa fortuna es en parte un infortunio, pero si se sabe ver con un sano positivismo es posible que del infortunio se rescate una gran fortuna.

Ojalá les pueda ayudar en próximos pasos pero para ello necesito que los afectados me cuenten un poco cosas que quizás a Uds. no les puede llegar y contar tan fácilmente como Uds. quisieran o creen merecer saber porque los afectados están de alguna manera conscientes que nadie les creería. Más aún, ni ellos mismos quieren dar crédito de que todo eso que están viviendo es cierto o tan cierto como se les presenta.

Por ello el tema requiere mucha paciencia y cuidado y cariño y deseo de que las cosas vayan para bien.

saludos y que estén muy bien todos Uds.

Atte.

Michel
Edición: 290810
Reedición:
Fín del artículo!
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog)
...
Publicar un comentario