viernes, junio 27, 2014

Jesús conoce el misterio detrás de las experiencias insuales y debemos recurrir a El por ayuda


... 
Estimados lectores:


por lo general me llegan consultas preguntando por qué hacer en el caso de algunos familiares, especialmente menores, cuando estos ven cosas extrañas, de maneras inusuales (para el común de las personas), y muy especialmente cuando ven a entidades que los demás presentes (familiares, etc) no pueden ver, y/o en algunos casos percibir. 

Primero que nada quiero nuevamente agradecer a aquellas personas que se han atrevido responsablemente a consultar, dado que las experiencias en la vida, así como el conocimiento y otras millones de cosas, nos han sido regaladas para compartirlas entre todos. Ahora bien, se que este tipo de experiencias no se comentan de manera abierta, ya sean las personales o las de familiares o gente muy cercana, por todo lo que se intuye le pueden llegar a decir los demás, por no decir, la sociedad.

Agradezco por ello que me cuenten sus experiencias pero agradezco más aún la búsqueda genuina (o al menos el intento) en cuanto a ayudar a estas personas.


-Lo fundamental


Por lo general uno siempre hace preguntas típicas para poder reconocer el tipo de caso, identificarlo, verificar si efectivamente nos están contando cosas ciertas y personales o hay otra intención por detrás. Cuando uno se junta con estas personas afectas, siempre y cuando estén en las cercanías de la ciudad donde vivo, la experiencia se enriquece para ambas partes, tanto para la persona /y sus familiares) como para uno.

Ahora bien, uno puede preguntar mil cosas para poder descubrir elementos que puedan ser de ayuda para los demás, pero mi experiencia con el tiempo me ha demostrado que lo primero a aconsejar es lo más importante, y esto es, explicarle la naturaleza de estas experiencias y en qué contexto ocurren, el porqué ocurren y proponer e invitar a entender todo esto desde lo trascendental, a saber, que existe un DIOS que nos ha creado a todos, incluso a esas criaturas que se le aparece a mucha gente que ha vivido experiencias inusuales. Estas entidades no nacieron de la nada, se situan en un mundo que comparte el nuestro (y esa es una de las razones por las cuales interactuamos con estas criaturas aunque sea a modo estático simplemente observando sus apariciones y/o incluso percibiendo su presencia, su interacción con nosotros (aunque sea una simple mirada) y todo lo que está detrás de estas experiencias anómalas.

Yo siempre le "recuerdo" a las personas que DIOS creo todo, y dentro de ese todo aparte de nosotros y el mundo en donde vivimos, también creo a otras criaturas que se nos aparecen en estas instancias llamadas "episodios paranormales", o "sucesos anómalos" o también "experiencias inusuales". Algunos incluso van más allá al suponer que gente muerta puede interactuar (e incluso aparecérsenos) pero eso es un tema complejo de entender y es muy difícil saber si aquella entidad manifestada con la forma (apariencia) y la dinámica (comportamiento) de estas personas fallecidas, sean exactamente los difuntos.


Una vez que uno "explica o re-explica" nuestro paradigma trascendental en cuanto al origen de la vida y la existencia de otras criaturas que interactúan con nosotros, podemos ir a aspectos más terrenales. Pero antes hay que dejar claro que DIOS existe, que existe su hijo Jesús y que es El quien conoce los misterios del PADRE pues El es uno con DIOS, y como bien dice Jesús (el hijo predilecto de DIOS y en quien DIOS se complace y que nos indica que lo escuchemos y sigamos), nadie conoce al PADRE sino el Hijo, osea Jesús.


Por ello, al entender primero la naturaleza real que subyace todo esto, y de hecho la vida misma y nuestro día a día, uno puede desde esa base comenzar a (o al menos tratar de) entender todo lo demás que uno pueda proponer.

Por todo lo anterior, es que uno propone que la gente que quiere ayudar a estos familiares del niño entiendan o se informen previamente al respecto para partir bien desde el principio y esto es clave cuando se trata de casos que son intensos, que pueden generar trauma (no solo al niño) y que duren bastante tiempo (incluso algunos son de por vida como en el caso de algunas personas que pueden percibir voces y ver personas que otros no, lo que algunos médicos insisten en considerar (incluso para todos los casos) como una esquizofrenia con halucinación).


Siguiendo lo recién expuesto, es importante entender el aspecto espiritual que subyace a estas experiencias. Por ello lo primero que uno debe recomendar es rezar a DIOS y enseñarle a los niños a rezar (aunque uno no entienda el porqué ni su posible beneficio), esto en especial para aquellos niños que ya viven este tipo de experiencias desde hace un buen tiempo, y esto no necesariamente tiene que ver con los así denominado dones yha que puede ir aún más allá que eso. Aquí el punto es que se trata de experiencias y circunstancias de vida que son un misterio que los niños deben vivir (además de todas las cosas que viven en nuestra sociedad), y solo DIOS sabe porqué ocurren (porqué permitió que a estos niños les ocurra) y por ello no hay nadie mejor que EL para que les ayude a estos niños, así como a los padres.

En los casos más complicados, con traumas, con miedos, con cierta impotencia luego de haber probado "otros métodos" y no haber llegado a solución definitiva, es fundamental explicarles en qué consisten estas experiencias, y de paso tratar que ellos lo incorporen (al menos momentáneamente) a conjunto de lo que entienden por vida y por experiencia como un todo.



Nosotros queremos y debemos proponer a los niños afectados y a sus padres y familiares, que le rezen a Jesús a quien DIOS destinó como su hijo predilecto, y a quien podemos encomendarnos. El tema aquí es que estamos hablando no solo de espiritualidad sino también de fe.



-Algo sobre nuestras experiencias y el porqué estamos en esto

Para ser breves, directos y concisos, quisiera comentarles que efectivamente existen otras personas o entidades. cosa que para la mayoría (pero no todos) son desconocidos directamente, osea, no los perciben (no son capaces de sentirlos o apreciarlos o estos seres no se les aparecen explicitamente) o no recuerdan haberlos percibido alguna vez.


Es más, quizás algunos son "escépticos" porque no solo no creen sino que en parte inconscientemente no recuerdan pero quizás cuando eran niños efectivamente vivieron experiencias similares a las que les ocurre a estos niños que tratamos de ayudar.

Creo que no son pocas personas que en su infancia si han vivido cosas similares pero lo olvidan (o lo olvidaron o no hubo nada que les generara recordarlos "especialmente") y paradojicamente cuando son adultos se ríen de estas cosas pero desconocen que lo han vivido en persona en vivo y en directo. Y digo desconocen, o "desconocen aún" porque de pronto les toca recordar o producto de nuevas vivencias vuelven a recordar un suceso en la infancia.

Existen casos en donde los padres o los tíos le pueden recordar a algunas personas, que en sus infancias estos les mencionaron haber viviendo ese tipo de episodios inusuales, osea que alguna vez ellos tenían a la vista a estas mismas entidades solo que como era parte de la misma realidad, no había nada extraño en ello a menos que estas entidades generasen problemas o influencias negativas en ellos. No se si me explico un poco mejor?


Por ello y para resumir, hay que considerar dos cosas espirituales: 1) existen estas experiencias, más allá que se de en un plano más tangible o intangible (incluso onírico a veces); 2) existen entidades desconocidas que generan estas situaciones cuando son percibidos por estas personas "testigos".



Para mí, estas entidades son creaciones de DIOS al igual que todos nosotros así como todo el universo, aun que solo DIOS puede ayudarnos a entender el porqué estos niños está pasando por estas experiencias y quizás incluso solo los niños sean quienes deban aprender algo de todo esto inusual y desconocido, y por algo le estarían pasando todas estas cosas. 

De paso mencionar que no son pocos los niños que viven estas experiencias, y que cada uno tiene una experiencia particular y que más allá que se parezcan a las de otros menores, la forma de sentir y de reaccionar y de asimilar estas circunstancias varían y por ello los traumas difieren de niño en niño, de caso en caso.

-Y qué tiene que ver Jesús en todo esto?


Para entender porqué un investigador cristiano debe mencionar a Jesús como la persona que puede ayudar a estos niños, a quién dedicarle los rezos, les adjunto una parte de lo que se dice que el mismo Jesús dijo, para que podamos entender el porqué de recomendarlo a El y solo a El, en "el hijo de DIOS".

Evangelio según San Mateo 11,25-30.

Jesús dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana".  

Por eso, aunque uno puede interpretar esto de muchas maneras y aunque hayan aspectos de traducción que pudieran cambiar un poco el contexto y/o el significado, al final el fondo se mantiene, es decir, se trata de "misterios" y que a veces por mucho que uno sea estudioso y trate de encontrarse con estos casos inusuales de otras personas para aprender o de leer mucha bibliografía al respecto, solo DIOS decide a quién revelar algo de esta naturaleza. Por ello, si no podemos entender y si no nos corresponde llegar "por ahora" a entender bien estos temas (y debemos por ello pasar varios años intentándolo) al menos rezémosle a DIOS y pidámosle que su hijo Jesús pueda ayudar a todos los niños que viven estas experiencias, así como a sus familias y quienes traten de ayudarlos.

Otros se preguntarán "porqué rezar?" si DIOS puede ayudarlos sin necesidad de nuestro rezo, y es allí en donde cada uno debe meditar espiritualmente "qué significa la oración y porqué oramos y QUIEN es EL que nos escucha. Esto es otro misterio.

De paso, con esa cita de Jesús en el evangelio les puede quedar más claro que el primero que sabe los misterios de DIOS es Jesús, y por ello entonces, es a El a quien debemos recurrir por este misterio que están viviendo estos niños. Ojo que este tipo de experiencias no se limita solo a niños, sino a personas de toda edad y a veces incluso a grupos enteros de personas, por no decir familias o familiares, incluso a veces son problemas de familia y peor aún, se pasa de generación en generación.


-Breve primer resumen



Por todo lo expuesto, y a modo de concretar algo en un solo punto, decirles que yo por más que pueda y quiera comentarles mil cosas respecto a estas experiencias anómalas, por experiencia se y les digo que al final, son cosas de DIOS y por muy buenas intenciones que tengamos y por más ganas que tengamos de querer apoyarles, al final solo UNO es quien lo puede todo, DIOS, y el camino a DIOS es Jesús, quien nos lo recuerda con la sgte. frase: "Yo soy el camino, la verdad y la vida"




-Lo secundario


Luego de dejar claro lo anterior, recién ahora podemos ir a aspectos quizás más tangibles para nosotros, pero no se debe olvidar lo anterior pues sino no se entenderá nunca el sentido de todo. 

Dentro de las cosas más humanas y terrenales que uno consulta para poder entender la esencia de los casos, especialmente lo que relata en un principio los conocidos o familiares de quienes viven las experiencias, uno debe preocuparse del nivel de urgencia e incomodidad que viven estos posible "testigos".

Demos un caso típico, por ejemplo, el caso de un padre de familia que consulta por cómo ayudar a su hijo que vive situaciones anómalas y/o que los relata. Incluso los padres que nos escriben a veces solo narran lo que conocen y rescataron del caso de su familiar (hijo) para ver si es necesario una ayuda o no, osea, si hay algún problema.

-Preguntas básicas respecto a la experiencia y el comienzo de un trauma

Por ello la primera pregunta que uno puede hacer es algo como lo sgte.:

-Cada vez que el niño tiene estas experiencias, conviene pregun por la sensación que le producen: 

Se siente incómodo? 
Le da miedo? 
No se sorprende ya de ver a estas entidades?
Qué interacción tiene con estas entidades que podría estar viendo y/o percibiendo (oyendo, sintiendo, etc)? 
Les habla a estas entidades? Les escucha? Estas entidades le llaman la atención y tratan de atraer su interés?
Percibe el menor la presencia de estas entidades aunque esté dada vuelta? etc etc

Bueno, se pueden mencionar mucha información al respecto pero una cosa es lo que nosotros podamos hacer, y otra la que DIOS puede hacer. En quién confiarían más? No queda duda. Por ello, primero a rezar, y luego vemos qué podemos hacer por nuestra parte.

Quedo a vuestra disposición y les deseo todo lo mejor.
Cariños a vuestras familias y simplemente aconsejar de decirles a vuestros niños afectados de que estén tranquilos que DIOS no desampara a nadie y que ningún niño, sea lo que sea que pase, dejará de estar protegido y llamado por DIOS a que lo sirve, sea en esta vida así como en la otra.

Cualquier consulta no duden en contactarme.
saludos y que estén muy bien


Atte. 
Michel 
esiomajb@gmail.com 
Edición: 270614
Reedición: 
Fín del artículo! 
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog) ...
Publicar un comentario