jueves, enero 10, 2008

Sobre problemas entre investigadores de lo paranormal y OVNI

Estimados lectores e investigadores latinoamericanos:

ultimamente ha salido a la luz un nuevo caso de problemas entre dos investigadores latinoamericanos lo que demuestra que efectivamente existen problemas variados desde los más técnicos, pasando por interpretaciones distintas de algunos casos y fenómenos hasta diferencias en cuanto a consideraciones de ética.

Lamentablemente en el tema paranormal y OVNI descubro que en realidad existe en el mundo una división casi evidente entre los investigadores éticos y los no éticos.

Yo creo que más allá que tengamos que andar publicando algunos trapos sucios en relación a problemas entre distintos investigadores si creo conveniente que se sepan ciertos hechos y actividades que involucran a todo el colectivo de investigadores de lo OVNI y lo paranormal de modo de evitar nuevas víctimas.

Digo esto porque sólo así se ha podido lograr (al menos ha sido mi caso) delatar a personajes de la ovnilogía y parapsicología latinoamericana (incluyendo a espana) que en realidad le hacen un grave mal a nuestra profesión.

Aquí da lo mismo ser un investigador reconocido o famoso o público pues todos estamos afectos a crítica y todos podemos llegar a cometer errores.

Solo dando a conocer los hechos podremos lograr que la verdad se sepa.

Personalmente creo que más allá de valorar el hecho de que muchos problemas entre dos o más personas debieran resolverse de manera personal y privada entre ambas partes, cuando ya no hay solución y cuando además se está mencionando publicamente que uno que otro investigador o personaje está metido en un asunto ilícito, ya no hay nada más que hacer que mostrar las pruebas que Ud. considera importantes.

Si alguno conoce algún caso lo invito a que me haga llegar las pruebas de lo que cree que es un ilícito que yo con gusto o analizaré y veré si tiene sentido que la comunidad de investigadores lo sepa o no y si fuese necesario yo mismo estaría dispuesto a hacer una investigación personal del asunto pero si encuentro algo que no es ético sea de quien sea lo haré público, caiga quien caiga.

En este sentido tengo que ser lo más imparcial posible y en caso que yo conozca más a uno que otro investigador sea que se deba a que con este yo haya compartido información y horas de conversación como colegas, lo que supondría que yo debiera estar a favor de uno u otro y por ello sesgado, pero los que ya me conocen sabrán que he sido duro e imparcial, y es así como yo ya he delatado cosas no éticas y desafortunadas de varios investigadores que personalmente conozco, así como de supuestos contactados y agrupaciones. Sólo diciendo la verdad es posible saber la verdad.

La ovnilogía y parapsicología latinoamericana seguira siendo sucia en la medida en que nosotros los investigadores que más nos dedicamos a estas ciencias, no hagamos limpieza de raíz.

Si no lo hacemos, seguiremos viviendo en un mundo de apariencias y de personajes que se aprovechan de los demás y que lo único que generan es que hayan víctimas, y que la gente interesada en estos temas se aleje al descubrir que personajes oscuros siguen siendo activos en la parapsicología y ovnilogía latinoamericana sin siquiera haber sido criticados por los demás.

Yo prefiero trabajar con una persona desconocedora del tema OVNI y lo paranormal pero que sea bien intencionada y tenga ganas de trabajar no solo por trabajar sino porque realmente le interesa y motiva el tema, que andar trabajando con gente que puede saber muchas cosas e incluso haber vivido experiencias paranormales fuertes pero que hayan decidido cambiarse de lado y comenzar a servirse de los demás y no servir a los demás, y que no respeten ninguna regla ética ni moral.

Aunque todas estas personas me merecen respeto como seres humanos e investigadores, considero que no pueden ser promocionados por nuestro colectivo de investigadores y tampoco debieran ser invitados a eventos que buscan informar al público sobre las materias que investigamos.

No pretendemos ser perfectos pero si no logramos respetar una mínima línea ética entonces nuestro colectivo seguirá siendo un antro y seguirá permitiendo que a él lleguen personajes variados que sólo pretenden aumentar su ego, hacer negocios solo por hacer negocios y no porque les interese el tema que investigamos, y de paso varias otras cosas desafortunadas.

De qué nos sirve hablar de OVNIs y fenómenos paranormales si no somos capaces de hacer una limpieza interna en nuestras agrupaciones?

Y ojo que aquí no se trata de generar peleas entre investigadores con posiciones diametralmente opuestas delos fenómenos, o incluso entre escépticos y creyentes o entre feligreses de distintas ideologías y religiones y credos espirituales, sino simplemente de evitar que elementos nocivos sigan siendo parte de nuestro colectivo.

Entiendo que muchos me dirán que persigo un ideal muy difícil de lograr, y creo que en parte eso es cierto desde ya porque al parecer gran parte del mensaje resultante de las mismas experiencias OVNI y paranormal puedan llegar a dividir más a los investigadores como que uno pudiera suponer que los seres desconocidos asociados a estos fenómenos y experiencias inusuales quieren que entre investigadores no peleemos y no lleguemos nunca a generar un ambiente sano, pero al menos lo que pueda quedar a nuestro control como seres humanos partícipes de un colectivo debiera motivarnos a buscar el mejor ambiente y creo que actualmente no lo hay y que al parecer tampoco se destina mucho esfuerzo en buscarlo.

Se que criticar a otros colegas nos saca de la investigación misma que nos interesa y nos lleva a planos personales que generalmente no llevan a generar un ambiente necesariamente mejor pero el ambiente en el que vivimos creo que desde mi perspectiva de investigador chileno y criticando la ovnilogía y parapsicología chilena, no puede ser menos benigno y afortunado.

Si no nos hacemos una mínima autocrítica, cómo podemos llamarnos investigadores serios?
Los invito a que destinemos un poco de nuestro tiempo a que se aclaren situaciones oscuras y que cada uno decida qué hacer y cómo seguir relacionándose con estos personajes pero para ello es necesario que se sepa publicamente cómo actúan.

Lo que yo he visto en la ovnilogía y parapsicología latinoamericana son basicamente las siguientes cosas:

1) negación de las experiencias paranormales (incluyendo la OVNI) de otros testigos aún siendo que quien lo critica ha sido testigo de estas experiencias e incluso contactado en su momento.

2) aceptación y promoción (pero no investigación a fondo) de casos que resultan ser cualquier cosa pero menos relacionados a lo OVNI y lo paranormal

3) difusión de personajes de dudosa reputación (incluyendo a investigadores) así como de agrupaciones que a veces incluso resultan ser sectas cohercitivas (peligrosas)

4) difusión de información de otros sin dar fuentes y sin decir que lo que se difunde es en gran parte autoría de otros. Esto ocurre a nivel de publicaciones en donde algunas personas han visto que no es difícil llegar y publicar investigaciones de otros y borrar los nombres de los autores y colocar el nombre propio, sabiendo que los autores originales no llegarán a acusarlos porque saben que nadie les creerá o que incluso en el momento de la acusación no tendrán mayores pruebas o incluso aún así, que el acusado buscará argucias desafortunadas e incluso nefastas para desvirtuar la información que dan los autores víctimas del plagio. En otras circunstancias incluso los victimarios (los plagiadores) inventan historias como que tal persona (el autor original) está padeciendo enfermedades mentales o en tratamiento psiquiátrico. Eso en chile ha sido ya una constante por parte de algunos investigadores.

5) difusión de información sensacionalista que sólo entorpece al público y no le ayuda a descubrir el verdadero fenómeno de fondo

6) acciones de algunos investigadores para impedir la participación de otros investigadores en programas radiales, de TV y prensa en relación a la difusión del tema OVNI y lo paranormal, entre otros.

7) venta ilícita de material videográfico, audiovisual, fotográfico y otros, incluso sin previo consentimiento de los duenos de esos materiales e incluso con argumentaciones falsas por parte de los vendedores de estos materiales como por ejemplo "que el video se perdió" siendo que después aparece siendo exhibido en otros países como casos reales aún siendo casos que nunca fueron siquiera investigados ni analizados por expertos en medios audiovisuales

8) robo de material desde las casas de testigos o de investigadores

9) ejercicio ilegal de la profesión, en donde algunos investigadores indican tener títulos de profesiones universitarias o técnicas que en realidad no existen o que no poseen. Algunos incluso pudieron haber cursado alguna carrera sin terminarla por distintos motivos (a veces económicas o lo que sea) pero ni siquiera eso informan sino que simplemente se hacen pasar por profesionales que no son. Por ejemplo, en chile existe un personaje público muy conocido que dice ser sociólogo y que sigue haciéndolo aún siendo que muchos colegas ya descubrieron que no tiene título real. Es posible que el personaje en cuestión tenga un gran interés en sociología y que estudie de manera personal el tema sociológico dedicando gran número de horas y vocación, y que por ello sea un sociólogo autodidacta del mismo modo que muchos somos ovnílogos y parapsicólogos autodidactas, pero ni siquiera esto lo informan.

10) participación de investigadores en redes de información militar y científica ocultas, dando a conocer casos de pilotos que han visto OVNIs así como de nuevos casos paranormales o de contactados, con lo que exponen a las personas que se acercan a ellas a pedir ayuda en relación a las experiencias que los aquejan. Es posible que algunos testigos sean luego seguidos por organismos militares y científicos para estudios adicionales sin que este sepa siquiera de esta instancia. Aquellos investigadores que participan en estas redes mafiosas deben salir del colectivo y ser denunciados de manera pública pues no solo representan un peligro para la sociedad sino para toda la colectividad de investigadores. Además aquí se estaría violando el derecho a anonimato que todo testigo merece por mucho que su experiencia sea real o inventada o no relacionada a las casuísticas OVNI y paranormal.

11) negación de casos reales de algunos testigos de modo de no permitir que aparezcan en TV o en el medio nacional ni ellos ni los que los investigan, o incluso para evitar que el medio nacional descubra que investigaciones relacionadas a ciertos casos nunca se hicieron, o no se hicieron minimamente como ellos prometieron, etc etc.

12) etc etc

Creo que lo que estoy comentando aquí no es nada nuevo. Obviamente yo se que algunos investigadores necesitan costear los grandes gastos que cada investigación de estos temas supone, y que incluso algunos tienen familias a las que mantener, pero creo que aquí no estamos hablando siquiera de esos casos sino simplemente de otras situaciones que están lejos de una mínima ética.

Si algunos dicen que lo que yo propongo no es posible, simplemente les invito a ver la realidad investigativa chilena que pasa por una crisis necesaria en la que se han expuesto hechos y realidades en relación al actuar de algunos personajes de la investigación OVNI y paranormal chilena. Eso ha permitido que muchos nuevos interesados en estas materias tengan distintas opciones informativas y metodológicas a la hora de querer informarse e investigar ciertos casos y fenómenos, es decir, se generó un modo de eliminar el monopolio que algunos investigadores detentaban. No solo eso, sino que además ha posibilitado que muchas personas incluyendo investigadores hayan acusado acciones desafortunadas de algunos personajes lo que ha permitido que cada vez hayan menos víctimas de estos personajes de dudosa reputación y con ello se genera una ovnilogía y parapsicología paralela y más autocrítica e independiente.

Aquí no se trata de no valorar el posible buen aporte que estos investigadores dudosos hayan hecho sino que especificamente delatar aquellas actividades desafortunadas en las que ellos han estado incurriendo impunemente hasta cierto tiempo atrás. Todos entendemos que desarrollar esta actividad no es fácil no solo por lo difícil de lograr encontrar pruebas y poder vivir experiencias sino también porque aún teniéndolas no es posible entenderlas sino luego de un largo plazo, esto en un posible gran número de casos. También sabemos que nadie es perfecto y que todos podemos cometer errores y que de los errores uno aprende, pero algunos han decidido no aprender y seguir enganando.

Lograr que una generación "mafiosa" desaparezca requiere tiempo y decisión y mucha paciencia, incluso soportando críticas que no solo no son constructivas sino claramente destructivas y que provienen de sectores que temen perder su control en el medio y en el ambiente nacional.

Espero que esta proposición sea bienvenida y estoy llano a recibir todas las críticas necesarias.

Saludos y que estén todos Uds. muy bien

Michel Jordan (Miguel Jordan)
PD: pido disculpas por ciertos posibles errores ortográficos
esiomajb@gmail.com
Edición: 110108
Publicar un comentario