viernes, marzo 07, 2008

Cómo evitar que tu hijo viva experiencias paranormales peligrosas?

Estimados lectores, padres y madres y familiares:

quisiera hacer un breve comentario en relación a los casos de madres y padres que han tenido experiencias paranormales en el pasado a los cuales hemos conocido y que nos han preguntando si es que a sus hijos les van a pasar las mismas experiencias inusuales que a ellos.

A algunos les extrañará esta pregunta pero eso puede ser común si estos no tuviesen mayor experiencia en este complejo asunto de lo paranormal y por ello les propongo considerar lo sgte: si estos sucesos inusuales fueran todos benignos no habría ningún problema para nadie porque estaríamos todos contentos y creanme que en ese caso yo solo actuaría como observador. Pero lamentablemente no todas estas experiencias son cómodas o afortunadas o benignas ya que existen algunas que efectivamente generan miedo, sorpresa, confusión, problemas de comportamiento, problemas físicos tales como trastornos del sueño, trauma y otros problemas varios que por ahora no vamos a comentar en detalle. Por esto es que a los interesados no puedo más que proponerles ciertas ideas para que puedan ir siguiendo Uds. mismos los posibles casos de sus familiares más cercanos. Digo esto en especial para los padres que temen que a sus hijos les ocurra lo mismo que a ellos y en este sentido podemos mencionar casos de tiempo perdido ( ver http://es.wikipedia.org/wiki/Tiempo_perdido), abducción (http://es.wikipedia.org/wiki/Abducción_(ufología) , visitas de dormitorio (http://es.wikipedia.org/wiki/Visitas_de_dormitorio ) o encuentros cercanos (http://es.wikipedia.org/wiki/Encuentro_cercano )) .

Dado que de alguna manera más o menos incompleta ellos recuerdan y conocen parte de estas experiencias también presienten que de alguna manera también sus futuros o actuales familiares genéticos pueden verse afectos.
A los familiares quisiera mencionarles la posibilidad de proponerles que traten de verificar si sus hijos cuando muy niños juegan con "amigos imaginarios". Esto ocurre por ejemplo cuando algunos niños se les ve hablando solos pero de una manera tal como si si hubiera una persona o un ser al que el niño se dirige y que a veces incluso son denominados como "los amigos fantasmas"

A los padres (o hermanos o abuelos o tíos) que verifiquen esta situación les propondría que empiezen a preguntarles a sus hijos cuidadosa y tiernamente sobre estas comunicaciones e invítenlos a dibujar a estos amigos imaginarios y a nombrarlos y a definir sus intenciones y lo que conversan con ellos y desde cuando están en contacto con ellos y si confían en estos o no o si le temen a alguno. Puede que algunas experiencias sean muy benignas y que a futuro los ex-niños una vez ya adultos creen reconocer en estos amigos a posibles ángeles como por ejemplo el ángel de la guarda o cosas por el estilo.

Pero lo importante de estas acciones vuestras es que traten de que vuestro hijo les vaya contando de manera progresiva lo estos vayan escuchando o incluso haciendo en cuanto a gestos o incluso hablando en caso que efectivamente sea así pues no me queda muy claro si algunas de estas comunicaciones son telepáticas o no.

La idea es que los padres le sigan el paso al hijo cuando lo vea en esos episodios y que no lo rete en esos momentos ni le de gran importancia a esas ocasiones e incluso que aparente que "no ha visto nada" de modo de que el niño no se sienta intimidado o cohartado o asediado. Si no lo hace es posible que el niño siga con sus contactos "invisibles" pero a solas y que cada vez que vea venir a alguien o perciba que lo observan, simplemente se esconda y comience a aparentar que él estaba haciendo cualquier otra cosa con lo cual los padres no lograrán descubrir estas fascetas inusuales de los hijos.

El hecho de proponerles que no reten a sus hijos sino que asuman una postura más "alejada" no significa que invitemos a una acción inconsciente e irresponsable de los padres en cuanto a dejar que el niño haga lo que quiera sino todo lo contrario, en tratar de observar al niño en su actuar sin que este sienta incomodidades. Incluso es posible que aún así el niño sea advertido por el posible ser invisible en relación a que sus padres o familiares lo están observando. Pero aunque Uds. crean que todo esto es un cuento o una fantasía conviene recordarles que existen casos de madres que eran escépticas en relación a estos "juegos" o "imaginaciones" de sus hijos hasta que un día percibieron por si mismas que sus hijos no hablaban con la nada sino que efectivamente al lado del hijo había un ser extraño. Personalmente conozco al menos un caso de una madre que vio a una especie de "duende" mal intencionado que le hacía notar que dañaría a su hijo. Por eso creo que el asunto no es tan simple como considerarlo cosas de niños aunque así lo sean.

Por ello la proposición de observar cuidadosa y calmadamente a sus hijos tiene como objetivo trata de descubrir si es que estos "amigos imaginarios" son seres benignos o no!
cariños para Uds. y sus familias.
Gracias por leer esta proposición. Estoy a vuestra disposición.
Atte.
Michel
Edición: 050308
Publicar un comentario