viernes, abril 11, 2008

Nueva noticia importante sobre el caso Paihuano Las Mollacas

...
Estimados lectores:

ya se me había olvidado que vamos a cumplir casi 10 años del evento del supuesto OVNI (u OVI) de Paihuano y hoy encontré un artículo en la página del diario El Observatodo (diario ciudadano de la cuarta región, ver http://www.elobservatodo.cl/admin/render/noticia/10147) un artículo en la que además descubrí una cita en relación a mi persona, cosa que me alegró porque justamente junto al equipo de ESIO (hoy como grupo ya inexistente desde el 2000) y otros colegas investigamos ese caso en terreno casi una semana antes del suceso (con mis colegas de ESIO casualmente investigábamos un caso OVNI anterior que al parecer correspondía a la caída de un meteorito) y a los días ocurre lo de Paihuano (Cerro Las Mollacas) y nosotros también estuvimos allí casi al segundo día luego del suceso.

Así que los invito a leer el artículo hecho por Patricio Borlone (adjunto más abajo), que también fue colega nuestro en ESIO y que ha podido recabar antecedentes completos de este caso, en especial desde su privilegiada área que es la de controlador (radio-controlador) de tránsito aereo.
Saludos y muchas gracias
Atte.
Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 110408
Reedición: 241008

Aquí el texto de ese documento!
A diez años de la caída del "OVNI" en Paihuano: ¿Qué ocurrió realmente?categorias: Columna - Sociedad - Local
La pretensiosa sensatez de que un objeto extraño habría impactado contra el cerro Las Mollacas, hace 10 años en la localidad de Paihuano, sacó a ese municipio hacia la luz pública chilena y hasta la NASA tomó conocimiento.
Leído 8 veces
Escrito por Patricio Borlone

A diez años de la caída del "OVNI" en Paihuano: ¿Qué ocurrió realmente?
categorias: Columna - Sociedad - Local
La pretensiosa sensatez de que un objeto extraño habría impactado contra el cerro Las Mollacas, hace 10 años en la localidad de Paihuano, sacó a ese municipio hacia la luz pública chilena y hasta la NASA tomó conocimiento.

Leído 8 veces

Escrito por Patricio Borlone



La situación de conmoción comenzó a gestarse alrededor de las 16 horas del miércoles 7 de octubre de 1998 entre los pobladores de Paihuano. Hasta ese momento, el pueblo era un sitio apacible, tranquilo y de descanso. Repentinamente, muchas personas observaron y a otras les contaron, que un extraño elemento de tonalidades grises y una franja de color naranja había “descendido” en el cerro Las Mollacas, partiéndose en dos.

Varios vecinos y habitantes de la esquina donde se ubica el Retén de Carabineros de Chile, atestiguaron haber visto un objeto, aparentemente, de aspecto metálico. Uno de ellos dijo: “Las piedras cercanas al suceso brillaban a plena luz esa tarde”. A otro residente le pareció que venía humeando, que era cilíndrico, de unos 3 a 4 metros de diámetro y de un color rojizo. Nadie sabía qué había sucedido esa tarde, pero muchos habían avistado que algo extraño se desmoronaba en la cima del cerro, incluso los más osados señalaron que eran tres los objetos. Hasta el anochecer de ese día, el pueblo bullía en comentarios.

En la vecindad del pueblo, una norteamericana que estaba en un trabajo temporal en Paihuano y que tenía una hermana que trabajaba en la NASA, en Estados Unidos, la llamó casi de inmediato para informarle y aquella respondió: “Ya sabemos”.

Grupos dedicados a la investigación en Santiago, al conocer de estos hechos, se juntaron, planificaron y realizaron –tan pronto se pudo- viajes a la IV Región, para observar de cerca el lugar donde había acaecido el hecho, e investigar. También lo hicieron los dedicados al tema, en la propia ciudad de La Serena.

¿Qué sucedió en Paihuano aquel día?

Hubo muchas y variadas especulaciones provenientes de distintas fuentes. Astrónomos, investigadores, concejales y el alcalde local, dieron opiniones diferentes, dependiendo del punto de vista de cada uno. Los primeros se inclinaron porque pudiera haber sido un globo sonda o globo meteorológico, de aquellos lanzados desde Santiago, o en ese tiempo, desde la base aérea de Quintero; para los segundos, evidentemente sería un objeto volador no identificado, para los terceros, algo que les serviría para aumentar el turismo, si lo trabajaban bien y con apoyo de marketing. El público en general se inclinaba por algo caído del cielo y que se había partido en dos.

La prensa escrita copó por varios días el pueblo, que de alguna forma salió favorecido con la atención a tantos clientes, convencidos que tendrían una noticia prima. Muchos querían ser testigos de lo que podría descubrirse, en los momentos que los uniformados dejaran el paso hacia el lugar. Funcionarios de la municipalidad respaldaban su mutismo, señalando que un llamado de NASA con instrucciones de guardaran silencio, los mantenía así.

Se comentó en horas posteriores que, durante la primera noche, se había escuchado el típico sonido de aspas de helicópteros tipo “blackhawk”, así como camiones UNIMOG.

Días después de la contingencia, cantidad de personas pudieron subir hasta el lugar donde había sucedido el hecho. Sólo encontraron rastros de pisadas, indicios de bostas de caballo y una que otra huella de neumáticos de grueso calibre.

Michell Jordan relata en su escrito: “Se nos comentó que los helicópteros rescataron el objeto entrando por una quebrada oeste anterior al cerro (o al inicio de todo ese cordón montañoso) y que por allí circularon también los camiones UNIMOG. Un colega interesado y posible experto en cosas militares descubrió en el ripio las marcas de camiones pesados, posiblemente los UNIMOG. Se sabe que el aeródromo del lugar cerró sus operaciones y clausuró el ingreso sin explicación y que desde este recinto habrían llegado y luego salido los helicópteros y aviones que llevarían el objeto caído, supuestamente un misil teledirigido que por lo que tenemos entendido correspondía a un ejercicio dentro de las maniobras de la operación UNITAS”.

Ya han pasado casi diez años, y hoy se sabe que un pequeño avión de 4 metros de largo, un Unnamed Combat Air Vehicule (UCAV), no tripulado, dejó de tener contacto por radio con uno de los buques de la UNITAS, que había partido del puerto de Coquimbo aquella misma tarde y cayó.

El evento sirvió para que la localidad de Paihuano fuera conocida por el mundo dedicado a asuntos ovnilógicos y también para que algunos presuntuosos intentaran desconcertar a la gente.

Nota del autor:
sugiero que lean adicionalmente los comentarios que aparecen al final de http://www.elobservatodo.cl/admin/render/noticia/10147

Fín del artículo!
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog)
...
Publicar un comentario