domingo, agosto 16, 2009

Porqué es tan difícil entender aquello que no creemos o no queremos creer aún?

n...
Estimados lectores:

Les adjunto el contenido de una respuesta a una persona que me escribiese pues creo que quizás con ello retomo un poco la necesidad de compartir ciertas apreciaciones en relación a lo que a mucha gente le ha tocado vivir en cuanto a experiencias con lo espiritual, paranormal, OVNI, chamánico o halucinatorio o como le quieran denominar.

Hoy en la mañana me preguntaba a mi mismo en la ducha cómo poder aportar más a un gran grupo de personas que seguramente viven episodios parecidos a los que probablemente nos haya tocado vivir a varios de nosotros aunque desconozco en "qué sabor" les tocó experimentar a Uds.!

Pensaba que en realidad el asunto parte más desde el principio en cuanto a educación pues desde muy niños se nos condiciona para vivir en este mundo y para responder a este mundo y dejarnos influenciar por él cuando en realidad es DIOS el importante y no un grupo de personas que se creen los más inteligentes del mundo y los sabelotodo, pero en realidad el tema es complejo porque vivimos en un mundo de inseguridades e inseguros a los cuales les hacen creer que ellos son los más seguros y que los demás son unos pobrecitos.

En realidad cada uno vive en un mundo distinto dentro de cada uno, más allá de que les haya tocado vivir una experiencia inusual o no en relación al tema paranormal, OVNI, espiritual o como quieras llamarle. Por ejemplo personas que desde chicos no han tenido una infancia o adolescencia muy buena viven en parte traumas cuando grandes y con eso afectan a los demás sin mala intención pero si mostrando el dolor que llevan dentro por ser incomprendidos y se sienten también especiales y con justa razón. El punto es que a ellos se les acepta pero a los que hemos vivido experiencias inusuales con lo paranormal no!

Cuando nos dicen que lo que vivimos no es real (para ellos al menos) o es parte de un trastorno o de una manía o de una borrachera o intoxicación o estado alterado de conciencia producto de la ingesta de fármacos o drogas, o también según algunos autosugestiones (incluso masivas o grupales) o que son halucinaciones del cuerpo (incluso masivas), eso nos complica porque en parte con nuestra capacidad de autocrítica creemos que somos raros o lo que nos está pasando por muy real que sea es algo que está mal. El problema es que en realidad lo que está mal desde el inicio es el modo de ver las cosas de mucha gente a la que se le ha educado en cuanto a que "estas cosas" no existen. Tamaña estupidez y arrogancia, al menos para nosotros los testigos, pero no para ellos que sinceramente creen estar diciendo la verdad y lo real (para ellos) y que lo dicen incluso con buena intención.

Es un mundo complejo porque lamentable (o incluso quizás afortunadamente) este tipo de experiencias se dan de manera no controlable por nosotros, en especial si otros seres desconocidos existen y que nosotros no podemos, debemos ni queramos obligarles a presentarse a los demás para que esta gente incrédula o inexperta en estos temas pueda creernos. Lo importante es que nosotros seamos sinceros con nosotros mismos y sepamos que estamos diciéndonos la verdad y aceptando que lo que nuestros sentidos nos advierten y muestran es nuestra realidad.

En parte, más allá de que tengamos capacidades o dones o habilidades especiales, a lo más podremos ver o advertir la presencia de estos otros seres desconocidos y sus fenómenos asociados, pero no necesariamente controlarlos aunque cuando se nos presentan de frente o nosotros nos topamos en su camino o espacio, estamos sujetos a una interacción. Existen casos más benignos que otros mientras que por otra parte existen casos que nos dejan muy traumados, no solo porque estos seres desconocidos nos trauman sino porque además la sociedad y sus ideas universales erradas nos generan mayor problema porque no hay cómo integrar el significado de estas experiencias en las actividades de convivencia dentro de la sociedad.

Por alguna razón que uno no entiende, estos episodios inusuales no les ocurren a todos, o quizás incluso les pudo haber ocurrido a mucha más gente de la que imaginamos pero que ellos por razones más extrañas aún, no recuerdan! En el fondo el verbo no es "haber o no haber vivido la experiencia" sino "recordarlas". Incluso estoy seguro que existe gente acérrimamente escéptica de estos temas hasta que de pronto comienzan a "recordar" y allí comienza todo un ciclo traumático porque hay gente que prefiere auto-catalogarse como "enfermos" o "trastornados" en vez de asumir la realidad y significado de esas experiencias personales.

La verdad es que yo creo que al menos en chile así como en europa y parte de los países occidentalizados, estamos en una sociedad autoreferente, in-trascendente (porque desvalora el significado de lo espiritual (apenas valora el tema religioso sea en parte real y en parte inventado o no bien asumido). En una sociedad así se pierde incluso el valor por cosas tan simples como mirar el cielo, respetar la naturaleza, valorar el modo de ser indígena y su manera de interactuar con la naturaleza y sus mundo animista, etc etc.

Esa falta de conexión con lo verdaderamente espiritual y trascendente nos genera a nosotros a veces una complicación horrible porque estamos en este mundo pero no coincidimos con este mundo en varias cosas pero al menos tratamos de hacer lo mejor posible pues por algo estamos aquí y alguna cosa podremos rescatar para nosotros y algún servicio importante podemos hacer para el bien de los demás. Es un proceso muy complejo porque significa en parte luchar o recibir la agresión de una sociedad que tiene una escuela psicológica, psiquiátrica y científica anti-espiritual, que creen que con el supuesto conocimiento progresivo que adquieren basta y sobra para entender el universo, y es allí mismo en donde se topan con sus propias estupideces pero no es que sean malas personas o que no quieran crecer o buscar la verdad y la realidad, sino que están en un proceso de asimilación en donde se supone que les ocurren experiencias variadas que son ricas en contenido espiritual o justamente pobres en ella, y con sus capacidades de discernimiento van escogiendo en qué mundo quedarse más, en el espiritual o en el material. No se trata de desvalorar el mundo material, pero antes de valorarlo partir entendiendo que existe un mundo previo producto del cual el mundo material tiene su sentido y no al revés.

Dado que las experiencias espirituales/paranormales en gran parte se relacionan con la presencia de otros seres (en parte desconocidos porque en la literatura mitológica y bíblica están en parte mencionados y definidos), en el fondo lo crucial allí es descubrir que estamos frente a otros seres vivos, otras inteligencias, otros espíritus. Entender eso es muy pero muy difícil en una sociedad que apenas valora la humanidad de un pobre en la calle o de un indigente en los puentes o de las niñas que venden rosas (flores) de noche de modo de lograr clientes y así prostituírse para lograr juntar algo de dinero que le exige el padre de familia cuando retorne a casa pues sino sabe que le sobrevendrá una golpiza por parte de un padre alcoholizado o drogadicto, quien en esta sociedad es humillado, aislado, perseguido y cuestionado.

Fíjense que vivimos en un mundo que espera que DIOS se les acerque de manera personal a todos para darles explicaciones del porqué EL obra así, como si a nosotros nos tuvieran que dar explicaciones como si nosotros fuésemos lo mejor y más importante del universo creado así como si nosotros tuviésemos el derecho a exigir esto! Gran estupidez, pero lamentablemente nos la enseñan desde niños y uno crece con ello pensando que es lo correcto y además esas ideas nos la refuerzan en la familia, en el colegio, en los círculos de amistades, en la universidad, en la profesión, etc. Llegamos a la tumba siendo unos completos ignorantes de lo trascendente en esta vida, pero lleno de conocimientos que no llegaron a ser más significativos no tanto porque no hayamos estudiado correctamente sino porque en cuanto a sabiduría somos unos pobres seres.

Me imagino que algunas personas aún esperan que seres de otros mundos (de este planeta o dimensión o de lo que sea) se manifiesten en masa. La verdad es que por ahora yo al menos les puedo constatar que la tendencia en este tipo de episodios inusuales son claramente hechos que nos indican que las experiencias son personales y no grupales, a lo más grupos reducidos. Osea, no estamos aquí ante una oferta y demanda de experiencias paranormales encontrable en un supermercado, sino ante un proceso espiritual individual en donde a cada uno le toca vivir y valorar lo que va experimentando, y en donde vale la pena tener respeto por lo que otros dicen en vez de reírse de esas otras personas y cuestionarles sus experiencias o ridiculizarlas o exigirles que demuestren lo que han vivido. Vivimos en una sociedad de desconocedores y de gente exigente pero que cree que los demás tienen que hacer todo por ellos cuando en realidad el proceso espiritual, por mucho que se trate de algo que a todos nos influye e invita, es de por sí una experiencia personal en donde cada uno crece en este camino, y luego crecemos en comunidad pero no podemos esperar que los demás nos entiendan porque no es así como se dan las cosas sino al revés.

Yo les aseguro que existen muchas personas que han vivido experiencias inusuales, pero que no se lo dicen a nadie quizás porque saben que no les creerán o porque no tienen cómo comprobar lo que han experimentado, o porque quieren mantener sus experiencias sin que los demás interfieran en aquello que estos sienten es un regalo o un privilegio o algo netamente personal. Obviamente cuando se trata de experiencias incómodas uno trata de apoyarse en los demás de modo de encontrar ayuda, pero incluso en esta instancia uno descubre que mucha gente al final termina siendo un fastidio en vez de un apoyo.

Como testigo y además investigador mi rol social es distinto, es decir, yo siento la vocación de investigar y ayudar a gente que tiene inquietudes o necesidades en relación a este tipo de experiencias pero también de informar algunas cosas pues se que mucha gente necesitada no tiene cómo saber de mí ni de mis experiencias o de las experiencias de otros y por ello esta blog es simplemente un sitio de apoyo y contacto.

Efectivamente los que tienen habilidades o que intuyen que por alguna razón extraña ellos sin distintos, podrían ser más afortunados en caso que sean humildes y servidores. Así lo fue Jesús quien nos dió ejemplo de cómo vivir y compartir. Nadie es más o menos que los demás por el solo hecho de tener o experimentar una habilidad, sea del tipo de inteligencia emocional, intelectual, perceptiva, paranormal, espiritual, artística, matemática, social o como quiera denominarla.

No se si todo esto les puede servir de algo?

Díganme porfavor cómo les puedo ayudar o al menos compartir?

Que estén muy bien.

Atte.

Michel
esiomajb@gmail.com
Edición: 160809
Reedición:

Fín del artículo!
Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog)
...
Publicar un comentario