domingo, septiembre 20, 2015

Un caso complicado en donde DIOS nos pone a prueba - violación y embarazo de menores

... 
Estimados lectores:
Estimados hermanos:

cuando uno habla de temas que socialmente nos conmueven, lo que digamos puede que sirva solo hasta que llega el momento en que debamos ponernos a prueba. Hay pruebas simples y otras terriblemente profundas e inesperadas.

Alguien me preguntaba hace poco algo que ya lo había leído tiempo atrás, de qué haría una madre si su hija (sea cual sea la edad que tenga) es violada y queda embarazada. Una situación así de terrible nos lleva al límite mismo de nuestra fe. 

Estos casos no son culpa de DIOS sino de nosotros los seres humanos con nuestras maldades a cuestas, y de paso nos sirve para no olvidar que efectivamente la maldad existe, sea que la concibamos como algo teórico o por otro lado algo efectivamente espiritual encarnado en una entidad (un ser supremamente malo y que da origen al mal en sí), y que vivimos en un mundo en donde el mal se da cada día en distintas expresiones, incluso en nuestros mismos actos, aunque sean pequeños males o hasta pequeños bienes que no dejamos de hacer: es el hecho de hacernos conscientes de que el mal (en todas sus variantes como por ejemplo las violaciones, el aborto y tantas otras aberraciones) existen y que quisiéramos que no existieran, o que al menos en algún momento dado el mal deje de existir (y ojalá para siempre), y esa es la esperanza a la que al menos nos vemos llamados los cristianos que seguimos a Jesús quien venció al maligno y dió fín a su reinado de maldad que acabará el día que DIOS así lo decida. Por mientras, debemos mostrar que esa esperanza tiene sentido, pero surge la pregunta de cómo lo hacemos? Aquí es en donde las otras preguntas del porqué, el qué, el cómo, el quién, el dónde, el hasta cuándo, comienzan a tener un significado distinto.

Pero volvamos al caso de los padres cuya hija es víctima de una violación y queda embarazada. Muchas mujeres dirían que ellas la harán abortar de inmediato para no hacerla sufrir. Olvidan que, más allá del terrible mal a la que han sido expuestos sus familiares y por mucho que les duela que se les recuerde, es que lo que hacen es olvidar que a veces la violación es una oportunidad que DIOS ve para probar su fe como familia, y que en vez de abortar y ver todo negro (todo socialmente y terriblemente negro (y que de hecho estoy seguro que en un principio es eso exactamente lo que se siente, un gran dolor e impotencia y rabia y frustración y desamparo), en vez de reaccionar mal (por mucho que uno suponga que está haciendo lo correcto) es descubrir que podrían entender que muy en el fondo, el embarazo es signo de vida (es la señal de que surgió la vida), y si, duele decirlo pero es una vida y como tal no podemos ser indiferentes más allá que haya surgido del modo menos deseado e incluso seguramente impensado.

Muchos padres creerán que reaccionar de manera "racional" y apurar el aborto es lo indicado ya que se dirán que esa criatura engendrada no les importa (siquiera existe en sus mentes) porque no quieren ver sufrir a su hija, pues solo existe la hija y no existe la hija con el hijo en gestación (a saber, el nieto de ellos). Pero olvidan que no se preguntan el cómo enfrentar el hecho de que existe "alguien más" aparte de ella"? Qué terrible es tratar de solucionar algo que ellos entienden, de manera superficial incluso muchas veces, que la consecuencia de la violación deba solucionarse con su eliminación, más allá que se trate de una vida independiente que surge.

Por eso tampoco se preguntan "y sufrirá nuestro nieto"? Porque en realidad no solamente se cierran a verse solo como padres ya que el embarazo, más allá del cómo ocurrió el embarazo, consentido o no, natural o forzado, es finalmente un embarazo y eso implica una vida que viene.

Algunos dirán incluso que yo no debería siquiera escribir todo esto que ahora les estoy comentando e incluso algunos me refutarán preguntando si yo en ese caso procedería realmente como ellos dicen, osea que yo (y los mpios) deberíamos sufrir esa experiencia para ver si realmente practico (practicamos) lo que predicamos. Pues bien, yo al menos si, ahora y mañana y cuando sea, pero se que es fácil decirlo pero difícil entenderlo. Ahora bien, para aquellos que son cristianos, aquí les dejo unos mensajes que no son míos sino de Aquel a quien Uds. siguen y dicen ser sus discípulos.

1) aunque lo siguiente quizás se puede entender en un sentido muy amplio, se los dejo para que lo interpreten. En el evangelio según San Marcos 9,30-37. está el siguiente texto que hablá de lo que Jesús dijo a los apóstoles:

"...Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: "El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado"".

Acaso habló Jesús de recibir un niño en cualquier situación, osea como si estuviera vivo y caminando por la calle? Acaso en esa época a los niños se los echaba de la comunidad o acaso eran los niños motivo de rechazo por alguna razón? No, claramente no. Jesús alude a la inocencia, a la fragilidad, a la indefensión, a la calidad especial de los niños. 

Algunos dirán que quizás es una invitación a adoptar pues quizás Jesús se refería a los niños huérfanos. Quizás es una alternativa, pero si leen varios pasajes de indicaciones que Jesús deja en todos los evangelios, entenderán que el sentido de lo que dice Jesús es mucho más amplio, a saber, la vida misma de un niño. En algún evangelio Jesús indica que todo niño viene a glorificar a DIOS en este mundo. Acaso el niño que es concebido producto de una violación no es niño? Deja de ser niño acaso solo porque representa "algo" producto de un episodio extraño que se quiere revertir y eliminar? Claramente no, y aunque con todo el dolor de padres uno no quiera aceptar la situación de una hija violada, cuando esta está embarazada el dolor hay que transmutarlo en perdón, el mismo que Jesús nos enseñó en la cruz, pero se que decirlo es fácil pero entenderlo difícil. Algunas madres dirán a Jesús "porqué permitistes que esta tragedia le ocurriese a mi hija?", y lo que debemos entender antes de preguntar esto es que estamos en el "mundo", y en el mundo estas cosas ingratas y dolorosas y espantosas ocurren. Así es, y aunque no les pasa a todos, lamentablemente le ocurre a algunos.

La pregunta que se harán entonces los padres de la hija embarazada, si ellos son cristianos, y más allá de la edad de hija (recordar el caso de la niña de 11 años del Paraguay que fue embarazada por su padrastro y dió a luz), es si tiene sentido el aborto. Pues bien, por muy doloroso que sea decir lo sgte., si las palabras anteriores de Jesús no les convencieron, les recuerdo que DIOS le dijo a Moisés que nos indicaran varias  leyes entre las cuales está "el no matarás", y el no matarás es universal y no estipula excepciones!

Quizás nosotros pensamos como personas en esta sociedad, pero no nos vemos como hijos de DIOS.

Pues bien, aún así, si aún con esto no se convencen, les citaré otras palabras de Jesús que podrán generarles más dolor y confusión, pero que justamente refuerzan lo dicho en 1)

2) en el Evangelio según San Lucas 8,4-15, se cita lo sgte.:

"Como se reunía una gran multitud y acudía a Jesús gente de todas las ciudades, él les dijo, valiéndose de una parábola: 
"El sembrador salió a sembrar su semilla. Al sembrar, una parte de la semilla cayó al borde del camino, donde fue pisoteada y se la comieron los pájaros del cielo. 
Otra parte cayó sobre las piedras y, al brotar, se secó por falta de humedad. 
Otra cayó entre las espinas, y estas, brotando al mismo tiempo, la ahogaron. 
Otra parte cayó en tierra fértil, brotó y produjo fruto al ciento por uno". Y una vez que dijo esto, exclamó: "¡El que tenga oídos para oír, que oiga!". 
Sus discípulos le preguntaron qué significaba esta parábola, 
y Jesús les dijo: "A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás, en cambio, se les habla en parábolas, para que miren sin ver y oigan sin comprender. 
La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. 
Los que están al borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. 
Los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás. 
Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. 
Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto gracias a su constancia."

Ahora bien, qué semillas somos? La que cayó al borde del camino, o la que cayó sobre las piedras, o la que se ahogó al brotar junto con las espinas o la que cayó en tierra fértil?

DIOS nos pone a prueba a todos, y se que esta situación es extremadamente dolorosa. Porqué debemos aceptar el aborto de un ser engendrado producto de una violación a una de nuestras familiares, en vez de permitir que nazca y sea un hijo de DIOS que viene al mundo en circunstancias dolororísimas y misteriosas pero que nos hablan del perdón y de la esperanza? Acaso no puede ocurrir esto si violan no a una menor, sino a una mujer adulta también y esta queda embarazada?

Se que el solo mencionar todo esto provocará un dolor tremendo y la rabia y el enojo, pero debemos entender que estas cosas pasan más común de lo que creemos, incluso en familias pudientes de barrio alto con todo el poder económico y con la supuesta cultura y valores superiores que algunos de ellos tanto mencionan. Todas estas situaciones dolorosísimas nos llaman a entender que el dolor y la incomprensión por estos hechos son pan de cada día, y que luego de hacernos conscientes de ello, debemos dejar la rabia atrás, apresar al violador y apartarlo de la sociedad para encerrarlo donde corresponda para que no solo pague por su delito sino que para evitar que siga cometiendo semejante maldad. Pero increiblemente, aunque Uds. crean que el solo dolor de esta situación es suficiente para alejar a los violadores, finalmente estos son protegidos por muchas familias porque son los mismos padres o familiares, o porque se trata de gente importante, y finalmente la mujer violada, sea niña o no, pasan a segundo plano. Allí es donde uno ve el doble standard, la hipocresía, cuando es más importante mantener el dolor en silencio pero seguir manteniendo el status y las comodidades que ese violador brindan, y muchas mujeres (sea de barrio alto o barrio pobre) los protegen.

Volvamos a la mujer violada y su embarazo. Porqué hacerla abortar? Acaso con eso solucionan el problema? Acaso con eso nadie se entera que fue violada? Acaso con eso se esconde el trauma de la chica que fue violada? Acaso con eso se olvida que aparte de hacer pasar a una mujer por un aborto, sea cual sea su edad, lo que además estamos haciendo es asesinar al ser inocente que viene en camino, y que aunque muchos no lo deseen, es familiar de los padres de la menor porque es carne de su carne, lleva los genes de esa mujer violada. La situación no mejora con el aborto, empeora, pues aparte de la violación a la mujer, ahora madre, también se comete una violación a la vida de un ser inocente, osea, una doble tragedia.

En esos casos, un pecado terrible se corrige con un asesinato. Y si, duele decirlo y muchos me dirán que hay que estar en las situaciones de ellos, pero en realidad, para aquellos que se dicen cristianos, la lectura de un hecho que fue terrible también permite mostrar el nivel espiritual de seres humanos que somos y qué tanto entendemos y respetamos nuestra fe. Para los cristianos, el aborto en cualquier caso es asesinato, y da lo mismo que digan "DIOS entenderá" porque en realidad DIOS ya dijo lo que tenía que decir. En estos casos da lo mismo lo que diga la sociedad, porque la sociedad no salva a ningún ser humano porque ninguno de nosotros es eterno, ninguno santo, ninguno puede dar vida después de la muerte, sino DIOS. Transformar un embarazo dolorosísimo en un acto de aceptación y perdón y recibir al niño que viene en camino en el útero de la mujer sufriente, es todo un desafío y proceso doloroso pero con un resultado maravillosamente milagroso: la vida y la sonrisa de un inocente e indefenso niño que viene a compartir con la familia. El pasado es el pasado y aunque sea doloroso, el futuro que se forma de haber aceptado la adversidad y haber dejado que la vida sea protegida por sobre todo es signo de esperanza y de un nivel espiritual acorde a lo que DIOS espera de nosotros. Si, se que es muy fácil decirlo desde la lejanía del caso, pero esto pasa todos los días. 

El aborto es una invitación a la muerte, pero el dejar que la vida surga es invitación a la esperanza y a la benignidad, a la bondad en extremo que surge del perdón y muy en especial de entender que DIOS permite que el mal exista por un tiempo y para que entendamos y nos hagamos dolorosamente conscientes de que el mal si existe en carne y hueso y que nos afecta en carne y hueso y así también de manera espiritual, de manera psicológica y en todo el sentido de la palabra, pero el dolor da paso al perdón y a la alegría de la vida, pues en ese niño que nace está Jesús, está ese pequeño que fue enviado por DIOS en las situaciones más extrañas de la vida, ese pequeño que si lo recibimos en el nombre de Jesús, es en parte como recibirlo a Jesús mismo, y como Jesús es el hijo único del DIOS único, al recibir a este niño recibimos a DIOS.

Los misterios de DIOS son infinitos. Lo que importa es la vida y poder vivirla en profundidad y trascendencia. Lo humano queda en el pasado y en un triste olvido a veces, pero la sonrisa de un niño agradecido por poder vivir nos permite entender que su vida era más importante que el dolor inicial del cómo vino y más importante que su no existencia. La vida sobrepasa todo misterio, todo dolor, y es signo de esperanza, trasciende a nosotros y está en nosotros ser sabios y saber ser instrumentos de DIOS en todo momento y ante toda situación, más allá de lo que diga el mundo de nosotros. 

Acaso no estamos en este mundo por un tiempo hasta que llegue Jesús a buscarnos? Cuántos creemos en esto?

En resumen, a lo que les llamo es a mirar por sobre nuestras limitaciones como seres humanos, a trascender, a dejar en lo posible de lado la intrascendencia de la importancia de lo humano y de lo social cuando este no trasciende o no tiene un sentido que realmente sobresalga a lo meramente humano, es decir, la idea es que lo terrenal no tenga mayor importancia que lo sobrenatural, lo divino, lo verdaderamente trascendente.

A veces nos dejamos llevar por la rabia, la incomprensión, la imposibilidad de entender las situaciones en el momento mismo de la tragedia, en la tristeza profunda de lo que toda violación conlleva, en el desamparo, en el sentirse inútil y en el sentir que se ha fallado como padres en cuanto a proteger a los familiares, en la impotencia de no saber cómo revertir la situación. Pero en realidad, hay cosas que no podemos siquiera controlar y aunque no se trata de que nos dejemos estar o nos dejemos llevar por el mundo, la invitación es a revertir lo instrascendentemente humano (por ejemplo el hecho mismo de lo que significa la violación a un ser inocente e indefenso (una menor de edad o la persona que sea (hombre o mujer)), y revertirlo a algo con sentido y significado profundo, por ejemplo, el hecho mismo de la vida.

Cuando DIOS envía a sus hijos al mundo, los envía de todos los modos posibles, y el niño que nace producto de una violación no deja de ser menos hijo de DIOS por ello, y tampoco deja de ser menos miembro de la familia por el modo como fue concebido, y de hecho el niño reirá y nos maravillará con sus misterios no importando el hecho horrible que generó su gestación. El perdonar como Jesús lo hizo por nosotros en la cruz, es un acto divino y que trasciende todo lo humano, todo lo sin importancia y que es solo temporal y decorativo cuando no tiene sentido si es que no se le da un sentido profundo. De la amargura podemos lograr generar la alegría misma.

Mi invitación es que, aún con todo el dolor del alma que pueden generar mis palabras, a aquellos padres que les ha tocado (o les toca hoy o les tocará en el futuro) vivir por una situación tan terrible que es la violación de uno de sus seres queridos, y peor aún, con  resultado de un embarazo que no se pudo evitar, en esos casos en que la vida dice de manera indirecta y sorprendente "yo ya estoy acá a pesar de todas las maldades y todo lo que Uds. piensen", "yo estoy junto a Uds. más allá de todo lo que Uds. sigan recordando y doliéndose", "yo vengo dónde Uds. y quiero estar con Uds.", "yo vengo para nacer y adorar a mi DIOS también en el mundo y amarlos a Uds. también". Saber y querer escuchar ese mensaje es entender que todo lo malo no puede vencer nuestras esperanzas y nuestra creencia profunda en que DIOS sabe revertir todo lo malo en algo bueno, y ese fue el mensaje de Jesús en la cruz y luego de resucitar y aparecérsele a los apóstoles". Jesús dijo "yo soy el camino, la verdad y la vida... nadie va al PADRE sino por mí". Quién entiende esto?

Si el demonio o como queramos llamarlo, nos quiere invitar al aborto y tentándonos con actuar del modo como él desea, claramente caeremos en su trampa. Pero el saber que producto de un horror viene aún así una vida, saber valorar esto último por sobre el dolor, es algo que nos muestra nuestra cercanía a DIOS y sus deseos. No se trata de que DIOS tenga caprichos, ni que desee hacernos pasar por momentos terribles probándonos sin sentido, todo lo contrario, lo que EL hace es permitirnos que no nos olvidemos de EL, que el mal existe pero EL está por sobre todo mal pues EL es el principio, el ahora y el fin, EL era, EL es y EL será por siempre.

Tampoco olvidemos que Jesús dijo en Mateo 12:50 que "cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre". Acaso no es eso lo que nos pide Jesús, el permitir que nazca ese niño que fue concebido de una manera tan terrible y dolorosa, el que seamos sus hermanos, sus madres, sus familiares?

Claramente los caminos del Señor son misteriosos, pero si sabemos que EL es la fuente de toda vida, de toda bondad, de todo futuro, confiar en EL y seguirlo, más allá de todo dolor (negarse a si mismo y cargar la cruz de Cristo y seguirlo según pide en Mateo 16:24), si sabemos que nos espera un mundo infinitamente mejor y lleno de bondad y con ausencia de toda maldad, acaso no tiene sentido hacer lo que nos pide?

Se que es doloroso haber tocado este tema, pero creanme que no es algo tan improbable, y debemos por ello incluso ayudar a aquellos que lo sufren, con bueno consejos, con apoyo, con fidelidad, con incondicionalidad a la vida, más allá que no entendamos el trasfondo y el porqué de todo, pero si entendemos que muy en el fondo de nuestro corazón sabemos que DIOS así lo quiere y EL sabrá porqué y no somos aptos siquiera para entender sus misterios, quizás si para vivirlos y sufrirlos pero también para alegrarnos con ellos en su momento cuando EL así lo estime conveniente.

Gracias por leer estas dolorosas palabras. DIOS los bendiga a Uds. y familia

Atte.

Michel
esiomajb@gmail.com 

Edición: 200915
Reedición:  200915-210915
Fín del artículo! Nota para meditar: Al pasar vio Jesús a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿que pecados son la causa de que este haya nacido ciego, los suyos o los de sus padres?" Respondió Jesús: No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras del poder de DIOS resplandezcan en él". (Este mensaje va en cada artículo de la blog) ...
Publicar un comentario